Londres.- Al menos 79 personas murieron y más de 2.2 millones de personas han sido obligadas a abandonar sus hogares en la última semana, a consecuencia de las torrenciales lluvias monzónicas que azotan el noreste de India, informaron hoy fuentes oficiales.

La zona más afectada es la provincia de Assam por el desbordamiento del río Brahmaputra, que ha provocado serias inundaciones en 26 de los 27 distritos de la entidad y los vecinos estados de Arunachal, Pradesh y Manipur, donde amplias zonas están bajo el agua.

Las lluvias torrenciales que desde hace más de una semana azotan el noreste del país también han provocado la destrucción de miles de viviendas, el cierre de decenas de carreteras e inundaciones en grandes áreas de cultivo, cuyas cosechas se perdieron en su totalidad.

El gobierno Assam emitió este lunes una evaluación sobre los daños causados hasta ahora por las lluvias monzónicas de este año, en la que dan cuanta de la muerte de 79 personas, la mayoría ahogadas al intentar escapar de las zonas inundaciones.

Además de que más de 2.2 millones de personas han sido desplazadas fuera de la provincia por los destrozos provocados a miles de hogares destrozados y más de 500 mil tuvieron que trasladarse a campamentos, según un reporte de la edición electrónica del diario Times of India.

"Hemos abierto campamentos de socorro improvisado para los desplazados, mientras que muchos más se vieron obligados a refugiarse en plataformas y carpas", afirmó Himanta Biswa Sarma, ministro de Salud de Assam.

El funcionario dijo que otra de las grandes preocupaciones de las autoridades es el Parque Nacional Kaziranga, famoso por sus ejemplares de tigres, rinocerontes y elefantes, ya que más del 70.0 por ciento se encuentra bajo el agua.

Ante la emergencia en Asam, el primer ministro indio, Manmohan Singh, visitó este lunes algunas de las zonas afectadas, acompañado por la líder del Congreso, Sonia Gandhi, y anunció un fondo de cerca de 89 millones de dólares para apoyar a los miles de damnificados.

Nos centraremos en las labores de rescate y en extender la ayuda a aquellos que se han visto obligados a abandonar sus casas y después restauraremos las infraestructuras dañadas", destacó el jefe de gobierno, tras sobrevolar en un helicóptero las zonas afectadas.

Las lluvias del monzón, que azotan gran parte de India entre los meses de junio y septiembre de cada año, es crucial para los agricultores de la región, aunque el los últimos años han provocado severas inundaciones y víctimas.