Los líderes de Estados Unidos, Japón, India y Australia, que comparten la preocupación por el creciente poder y comportamiento de China, se reunieron en Washington para avanzar en materia de vacunas contra Covid-19, infraestructuras y cooperación tecnológica.

La primera reunión en persona de la Quad, como se denomina a la agrupación de cuatro democracias del Indo Pacífico, será observada con atención en Pekín, que ha dicho que el grupo está "condenado al fracaso".

"Estamos aquí juntos, en la región del Indo-Pacífico, una región que deseamos que esté siempre libre de coacciones, en la que se respeten los derechos soberanos de todos los países y en la que las disputas se resuelvan pacíficamente y de acuerdo con el derecho internacional", dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, al inicio de la reunión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunió en primer lugar con el primer ministro indio, Narendra Modi, en el Despacho Oval, y a continuación comunicó a sus socios de la Quad que una iniciativa sobre vacunas acordada en una cumbre virtual en marzo estaba "en vías de producir 1,000 millones de dosis más de vacunas en la India para aumentar el suministro total".

Modi dijo en la reunión de la Quad que la iniciativa sería de gran ayuda para los países de la región Indo-Pacífica.

Biden dijo que la Quad representa a cuatro grandes democracias, que "saben cómo conseguir cosas" y están "a la altura del desafío", mientras que el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, señaló que la reunión muestra la fuerte solidaridad entre los países y su "inquebrantable compromiso con un (...) Indo Pacífico libre y abierto".

Se espera que la Quad anuncie varios acuerdos nuevos, incluido uno para reforzar la seguridad de la cadena de suministro de semiconductores y otro para combatir la pesca ilegal, dijo un funcionario estadounidense de alto rango, refiriéndose a las iniciativas impulsadas ante la preocupación por China.

También se pondrá en marcha una asociación para el 5G y planes para vigilar el cambio climático.

La reunión se realiza poco más de una semana después de que Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia anunciaron el pacto de seguridad AUKUS, en virtud del cual Australia recibirá submarinos de propulsión nuclear, una medida que ha sido criticada por Pekín.