Misrata. Desde el este y el oeste, operando estrechamente con el apoyo de redadas aéreas de la OTAN, los rebeldes se enfrentaron a las fuerzas del gobierno en varios puntos de la costa mediterránea, según reportaron comandantes rebeldes, pero el gobierno afirmó que las versiones eran producto de la fantasía.

Los insurgentes habían reportado que tras una batalla calle por calle habían logrado recuperar el puerto mediterráneo de Zawiya, a 30 kilómetros al oeste de Trípoli, una victoria que los colocaría muy cerca de la capital y les permitiría anular una de las últimas rutas de abastecimiento de Muammar Gaddafi desde Túnez.

Sin embargo, el vocero del gobierno, Moussa Ibrahim, aseveró que las fuerzas de Gaddafi habían repelido a los atacantes en Zawiya. El gobierno llevó a un grupo de reporteros a dicho puerto para confirmar que se encuentra bajo control oficial, con la bandera nacional ondeando en la plaza central. Por su parte, los insurgentes afirmaron que un alto mando militar de Gaddafi resultó herido en la refriega.

La avanzada rebelde en Zawiya y otros puntos hacia el este, cerca de Misrata y Brega, sugiere que la revuelta se ha revigorizado y que los defensores de Gaddafi se tienen que multiplicar para no perder posiciones.

En los últimos tres días hemos encendido fuego bajo los pies de las fuerzas de Gaddafi en todo el país , aseguró a AP el coronel Hamid al-Hasi, comandante de un batallón rebelde.