Moscú.- La controversial ley promulgada por el presidente Vladimir Putin la semana pasada, que prohibe la adopción de niños rusos por parte de familias estadunidenses, entró en vigor hoy en Rusia.

Esta ley fue elaborada por Moscú como respuesta al Acta Magnitsky firmada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a principios de diciembre, la cual introduce sanciones contra oficiales rusos sospechosos de abusos a los derechos humanos.

Putin promulgó la nueva ley el pasado viernes y de inmediato el gobierno estadunidense calificó la medida como "políticamente motivada" y lamentó la decisión rusa, de acuerdo con despachos de la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

Según una encuesta publicada este martes, la mayoría de la población rusa respalda la nueva legislación, con 56% de los ciudadanos entrevistados.

Los críticos aseguran que la prohibición de las adopciones mantendrá a miles de niños, en especial a aquellos con discapacidades, en el pésimo sistema de orfanatos de Rusia.

Cifras del Departamento estadunidense de Estado muestran que más de 60 mil niños rusos fueron adoptados por familias de Estados Unidos en los últimos 20 años, de los cuales 962 casos tuvieron lugar durante 2012.

Al entrar en vigor, esta ley detiene la adopción de 46 menores rusos, cuyos casos estaban en proceso.

La nueva ley se llama "Dima Yakovlev" en honor a un niño ruso que murió en 2008, después de que su padre estadunidense adoptivo lo dejó encerrado en el interior de un vehículo por casi nueve horas bajo un sol intenso. El tutor fue exhonerado de homicidio imprudencial.

lgl