Madrid. endio El líder opositor venezolano Leopoldo López aseguró que él nunca quiso dejar su país y que si intención es regresar para liberar a Venezuela.

En su primera rueda de prensa en Madrid tras escapar de Venezuela el sábado pasado, Leopoldo López acusó al mandatario Nicolás Maduro de ser un “criminal” y “asesino” y prometió seguir la lucha desde el extranjero para “salir del dictador”.

Ante un auditorio repleto de periodistas en el centro de Madrid, López cargó de forma contundente contra Maduro, a la vez que insistió en la unidad de los opositores tanto dentro como fuera del país para “que en Venezuela se pueda materializar una elección presidencial libre, justa y verificable”.

“Queda claro que Venezuela es una dictadura y a nadie hoy le queda duda de que Maduro es un criminal, es un asesino”, afirmó el emblemático opositor de 49 años, evocando un informe de la ONU presentado en septiembre que vincula a Maduro con posibles “crímenes de lesa humanidad”.

López, quien dijo tener “el corazón arrugado” por haber dejado Venezuela, llegó el domingo a Madrid tras salir clandestinamente del país, donde en 2015 fue sentenciado a casi 14 años de prisión, acusado de incitación a la violencia en protestas contra Maduro, que dejaron 43 muertos y miles de heridos.

En el 2017 pasó a arresto domiciliario. El 30 de abril del 2019 fue liberado por sus guardianes para participar en un fallido alzamiento militar junto a su delfín político, el jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, entre ellos España.

Tras la fracasada operación, el carismático exalcalde del municipio caraqueño de Chacao se refugió en la residencia del embajador de España en la capital venezolana, donde permaneció por 18 meses hasta su escape el fin de semana pasado.

Una vez en Madrid, pudo volver a reunirse con su padre, el eurodiputado español Leopoldo López Gil, su esposa Lilian Tintori, y sus tres hijos. Todos ellos, residentes en Madrid.

El régimen chavista ha acusado a España de ayudar a López. El ejecutivo español, por su parte, se limitó a asegurar que la salida del dirigente se debía a “una decisión personal y voluntaria”.

España no reconocerá elecciones

Antes de la rueda de prensa, López fue recibido por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, en calidad de líder del Partido Socialista y no en la sede de la presidencia del Gobierno en La Moncloa por cuestiones diplomáticas.

López afirmó que Sánchez le dijo que Madrid no reconocerá la elecciones legislativas del 6 de diciembre en Venezuela, que serán boicoteadas por los principales partidos opositores que las consideran “un fraude”.