La Cámara baja del Congreso de Brasil aprobó una enmienda constitucional para elaborar un "presupuesto de guerra" que separe el gasto relacionado con el coronavirus de las cuentas principales del Gobierno para proteger la economía de la crisis.

El "presupuesto de guerra", que fue propuesto por el presidente de la Cámara baja, Rodrigo Maia, y otros legisladores, necesita aún la aprobación de al menos tres quintas partes del Senado en dos rondas que se espera se celebren la próxima semana.

La Cámara baja aprobó en la noche del viernes el texto principal de la legislación con 423 votos a favor y uno en contra en una segunda ronda de votación. En la primera hubo 505 votos a favor y dos en contra.

El proyecto crea un régimen extraordinario para impedir que los gastos relacionados con el "estado de emergencia" impuesto por la pandemia, que es válido hasta el 31 de diciembre, se mezclen con el presupuesto federal durante el mismo periodo.

Además de aliviar las restricciones fiscales y presupuestarias para acelerar las medidas contra el brote, la enmienda garantiza también poderes al banco central brasileño para comprar bonos de emergencia para estabilizar los mercados financieros.

Maia calculó que el gasto extraordinario del "presupuesto de guerra" será de entre 500.000 millones y 600.000 millones de reales.

Pese al alivio presupuestario, Brasil es uno de los muchos países a nivel mundial que están teniendo problemas para obtener suministros médicos de China.

La cifra de muertes por coronavirus en Brasil se elevó a 359, mientras que los casos confirmados se subieron a 9.056 el viernes, según el Ministerio de Salud.

El presidente Jair Bolsonaro, cuyo manejo de la crisis está generando críticas, pidió apoyo el sábado al primer ministro de India, Narendra Modi, en su búsqueda de insumos farmacéuticos.

"Tuve una productiva conversación telefónica con el presidente Jair Bolsonaro sobre cómo pueden unir fuerzas India y Brasil contra la pandemia del COVID-19", tuiteó Modi.