Washington. El presidente Trump suspendió de manera abrupta su amenaza de deportar a millones de inmigrantes indocumentados exigiendo que los demócratas y los republicanos forjen un plan para detener los flujos récord de familias solicitantes de asilo a través de la frontera sur hacia EU.

El pasado lunes, Trump reveló en un tuit sorpresivo su intención de detonar redadas, situación que encendió las alarmas. Funcionarios de la policía y políticos de California, Nueva York y varios estados lanzaron críticas por el miedo que despertó su amenaza en las comunidades de inmigrantes de todo el país.

Trump alivió la amenaza “durante dos semanas para ver si los demócratas y los republicanos pueden encontrar una solución a los problemas de asilo en la frontera sur”, escribió en un tuit. “Si no comenzarán las deportaciones”.

Presión a México

En su tuit, Trump expuso que “los demócratas” le habían pedido que suspendiera las redadas. Según una persona familiarizada con una llamada telefónica entre Trump y Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes le pidió que suspendiera las redadas. Hablaron durante unos 10 minutos.

El cambio de decisión de Trump y la advertencia a los demócratas reflejan la estrategia de Trump para presionar a México para que emprenda una ofensiva contra los migrantes.