Bogotá. Siete personas murieron, incluidas tres civiles, y unas 70 fueron heridas por una fuerte explosión ocurrida frente a una comisaría del municipio de Tumaco y atribuida a la guerrilla de las FARC, según el más reciente balance ofrecido por la Cruz Roja.

Nuestros colaboradores en la zona nos informan de siete personas fallecidas, entre ellas cuatro policías y tres civiles", señaló César Urueña, director de Socorro Nacional de la Cruz Roja, a la emisora RCN Radio.

La explosión también dejó 70 heridos, de los cuales 36 son civiles y 34 policías, detalló.

El volumen de víctimas sobrepasó la capacidad hospitalaria de Tumaco por lo que una docena de los heridos más graves están siendo trasladados en un avión de la Fuerza Aérea a hospitales de Cali, la tercera ciudad del país, explicó Urueña.

El atentado ocurrió cuando un artefacto al parecer oculto en una motocicleta explotó frente a la estación policial, situada en el centro de Tumaco, e un momento en el que numerosos transeúntes circulaban por los alrededores, explicó a RCN Víctor Gallo, alcalde de la localidad del estado de Nariño.

La instalación policial y edificios aledaños sufrieron graves daños por el estallido.

Gallo, quien convocó para el jueves una manifestación de condena del atentado, no atribuyó el atentado a un grupo en concreto.

Sin embargo, el director de Seguridad Ciudadana de la Policía colombiana, Rodolfo Palomino, responsabilizó del ataque a una columna de la guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

De acuerdo con Palomino, el atentado es una respuesta de las FARC a las acciones que las fuerzas de seguridad han llevado a cabo contra ellos en los últimos meses en Tumaco y el resto del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador.

Este atentado es una nueva "demostración de desespero", coincidió el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al condenar los hechos en su cuenta de Twitter.

Además de las FARC, en Nariño operan la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como bandas de narcotraficantes y de ex paramilitares de extrema derecha.

Estos grupos armados libran una lucha por dominar las costas del Pacífico colombiano, estratégicas para el tráfico de drogas y la importación de armas.

EISS