El alcalde de Laredo, Texas, Raúl Salinas, anunció que ante la creciente registrada del río Bravo, de aproximadamente 13 metros, se firmó una declaración de desastre para esa ciudad texana, previéndose la llegada de la Guardia Nacional.

'Es una situación muy seria y el trabajo para prevenir desgracias es conjunto, nosotros firmamos una declaración de desastre para Laredo, porque seguimos evacuando personas en condición vulnerable de ciertas áreas, para asegurar sus vidas', manifestó.

Refirió que entre los barrios de Laredo que se encuentran en área de bajo nivel son Zacate Creek, Los Martínez y el Cuatro, donde sus habitantes fueron evacuados para evitar riesgos entre la población.

Indicó que los daños económicos aún no se pueden calcular, pero ya se hizo una petición a la oficina del gobernador y al gobierno federal.

'La cooperación entre las dos ciudades es auténtica, desde el primer minuto en que inició este problema, para mí no hay fronteras, quiero mucho a mi Nuevo Laredo y lucharé siempre para proteger a ambas ciudades', expresó.

Agregó que firmó dicha carta, al considerar que el costo de las afectaciones será muy alto, pero enfatizó que esto pasa a segundo término, cuando lo importante es que la gente esté tranquila.

RDS