Montevideo. El próximo gobierno uruguayo de coalición (de derecha) encabezado por el Partido Nacional buscará vender el avión presidencial que el actual presidente de la República, Tabaré Vázquez (izquierda), compró en febrero del 2018 por un monto de 1 millón 010,000 de dólares y que se adquirió con la intención de que fuera multiusos.

El futuro ministro de Defensa, Javier García, dijo en rueda de prensa, luego de haberse reunido con el próximo presidente, Luis Lacalle Pou, que la posición de la próxima administración será “coherente” con la postura que manifestaron sobre el avión mientras eran oposición. “Cuando se dicen cosas siendo oposición no se cambian por ser gobierno”, sostuvo ante los periodistas.

El avión fue adquirido al empresario Carlos Bustin, exdueño de Autolíder, representante de Mercedes Benz en Uruguay, y fue objeto de una intensa discusión política y de observaciones del Tribunal de Cuentas porque, según entendía el departamento de Jurídica del organismo, el proceso licitatorio no fue competitivo.

Meses después, el tribunal se dio vuelta con la llegada del nuevo ministro Miguel Aumento, quien asumió ante la renuncia del también oficialista Oscar Grecco (quien había votado contrario a la compra del avión). La votación fue por 7 a 3, ya que los ministros de la oposición votaron en contra de la compra.

Ya en un primer momento los ministros del Tribunal de Cuentas observaron la compra del avión debido a que se intentó hacer en forma directa con un particular.