Durante su visita de trabajo en Washington, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, sostuvo su primera reunión con Michael Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, con quien acordó fortalecer la relación bilateral, particularmente en temas de la agenda compartida como migración, seguridad y comercio.

“México es uno de los socios más cercanos que tiene Estados Unidos; vamos a desarrollar un hemisferio mucho más seguro, somos vecinos y aliados. Hablamos sobre comercio, manejo de nuestra frontera compartida, seguridad, y las prioridades regionales y globales compartidas de nuestros dos países”, dijo Pompeo en un mensaje a medios en el Departamento de Estado.

Luis Videgaray reconoció que la relación bilateral se encuentra en un momento de definición y aseguró que el gobierno de México ha promovido una relación institucional de mutuo beneficio y respeto.

“De las decisiones que se tomen entre nuestros gobiernos en los próximos meses e incluso en los próximos días, habrá de depender (sic) cómo será la relación entre los dos países en los próximos años, incluso en las próximas décadas”, manifestó.

Asimismo, Videgaray anunció que los dos países fortalecerán su cooperación, en materia de seguridad, a través de un nuevo grupo de alto nivel para combatir a las organizaciones criminales transnacionales y mantendrán su compromiso para apoyar e impulsar el desarrollo, la seguridad y la generación de empleos en Guatemala, Honduras, y El Salvador.

cooperación

Además de refrendar el seguimiento a temas regionales sobre Centroamérica y la situación en Venezuela, ambos gobiernos firmaron un Acuerdo de Cooperación sobre los Usos Pacíficos de la Energía Nuclear para dar continuidad y fortalecer la cooperación particularmente en la transferencia tecnológica para que México pueda desarrollar su sector nuclear.

Durante su visita en Washington, Luis Videgaray también se reuniría con John F. Kelly, jefe de Gabinete del presidente Donald Trump, y con la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, para discutir temas de la agenda bilateral.