Ahora que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Senado han elaborado planes para una reforma migratoria integral, parece que, al fin, algo podrá hacerse acerca de este espinoso asunto. De los aproximadamente 11 millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, cerca de 7 millones son de México, por lo que cualquier legislación en EU tendría un enorme impacto en el país.

He aquí un vistazo a algunos de ellos:

POSIBLEMENTE MAYORES REMESAS

Cerca de 12 millones de mexicanos -15% de la fuerza laboral de México- residen legal o ilegalmente en EU, según el Centro Hispano Pew. Las remesas enviadas por los mexicanos desde Estados Unidos han crecido de 3,700 millones de dólares en 1995 a un máximo de 25,000 millones de dólares en el 2007, según informó The Washington Post en el 2012. La cifra de 25,000 millones de dólares representa aproximadamente 3% del Producto Interno Bruto de México.

Estudios anteriores han encontrado que los programas de legalización aumentarían los salarios de los inmigrantes en 20%, en gran parte, debido a que más inmigrantes pasarían lograrían ocupaciones mejor remuneradas si su estatus se normaliza.

Así que es posible que estos inmigrantes mejor pagados podrían aumentar la cantidad de dinero que envían a casa, lo que mejoraría la economía de México.

PROBABLEMENTE, HABRÍA MENOS CRUCES ILEGALES

Las detenciones de la Patrulla Fronteriza se encuentran hoy en día en un mínimo histórico de los últimos 40 años, en aproximadamente 340,000 por año. La pregunta es, ¿un camino a la ciudadanía estimularía a más personas a tratar de cruzar ilegalmente?

Es demasiado pronto para asegurarlo, pero se pueden observar ejemplos anteriores para prever los escenarios posibles. En 1986, la Reforma de Inmigración y el Acta de Control (IRCA por su sigla en inglés) marcó el comienzo de una ola de cambios monumentales en la ley migratoria; entre ellos, sanciones a los empleadores que contrataban a trabajadores indocumentados pese a estar enterados de su estatus, el aumento de la seguridad fronteriza y un programa de amnistía para los inmigrantes indocumentados, que ya estaban en el país y reunían ciertas condiciones. A cerca de 3 millones de trabajadores indocumentados -entre ellos, 2.3 millones de mexicanos- se les concedió la condición de residente legal permanente bajo la IRCA.

Un estudio de la revista Public Purpose en el 2011 encontró que el programa de amnistía estuvo asociado con una disminución en el número de detenciones fronterizas.

Por supuesto, las detenciones no son una medición exacta del flujo de inmigrantes ilegales -la gente simplemente podría cruzar y no ser detectada-, pero sí muestran que la amnistía por sí sola no necesariamente causará que una gigantesca ola de inmigrantes cruce la frontera.

Además, la inmigración neta de México se redujo a cero el año pasado, según un estudio del Centro de Investigación Pew hispano del año pasado, en parte porque la economía de México ha mejorado mientras que la de Estados Unidos no tanto.

MÁS Y MEJOR MANO DE OBRA INMIGRANTE

A México le gustaría mucho que EU creara un programa más amplio y ordenado de trabajadores temporales como el de Canadá. En teoría, muchos de los trabajadores que ahora cruzan ilegalmente o trabajan ilegalmente en EU se convertirían en trabajadores legales y asalariados. Esto tendría claros beneficios para México al mejorar la seguridad fronteriza, los salarios y, probablemente, las remesas, mientras que obligaría a los trabajadores a regresar a México de vez en vez.

¡Ah!, y EU necesita desesperadamente más trabajadores agrícolas.

Sin embargo, no está claro si la legislación final sobre la reforma migratoria tendrá un programa de trabajadores temporales, ya que la versión propuesta por el grupo de senadores parece.