El 55% de los franceses desaprueba la gestión del presidente Emmanuel Macron en su primer año de gobierno, que se cumple hoy, de acuerdo con un sondeo, pero su nivel de popularidad y aceptación permanece muy alto doce meses después de asumir el cargo.

Según la encuesta, realizada por el instituto Ipsos, el restante 45% considera que el primer año del “atípico” presidente galo de 40 años, y que no pertenece a ningún gran partido francés, dejó un balance “positivo” para el país en sus primeros 365 días de gobierno.

“La conclusión es clara: Emmanuel Macron resiste bien al desgaste del poder, en todo caso mejor que sus antecesores inmediatos” estimó el diario “Le Monde”.

El rotativo destacó que una gran parte de los encuestados elogió “la voluntad” del gobierno presidido por Macron “de reformar el país y su capacidad de hacerlo”.

Por el contrario, uno de cada dos franceses no está de acuerdo con el método del gobierno de reformar el país y estimó en la encuesta que el gobierno debería reducir el número de reformas que pretende acometer y realizarlas más lentamente.

La mayoría de los encuestados desaprobó la política de Macron de mejora del poder adquisitivo, la reducción de desigualdades sociales y de mejora del sistema sanitario, temas en los que creen que no logró mejoras.

Una amplia mayoría de encuestados, el 76%, estimó además que la política de Macron, al que la oposición califica de “presidente de los ricos” y que en su primer año de mandato suprimió el impuesto a la fortuna, beneficia sobre todo a las clases sociales en situación de mayor bienestar y no a las clases en dificultad.

Por el contrario, seis de cada cuatro encuestados, consideró que en la política exterior, la lucha contra el terrorismo, la ayuda a las empresas y la política europea la gestión de Macron “va en la buena dirección”.

La macroencuesta concluyó a principios de mayo y fue realizada, por el método de cuotas, entre una muestra de 13,540 franceses con derecho a voto.