Es urgente que el gobierno mexicano, las organizaciones de la sociedad civil y la iniciativa privada colaboren conjuntamente para generar espacios laborales y medidas que faciliten el retorno y la reinserción de los migrantes, manifiesta Aracely García-Granados, directora ejecutiva de la Fundación Mexicanos y Americanos Todos Trabajando (MATT).

Refiere que esa organización tiende puentes de entendimiento entre México y Estados Unidos desde la educación, la economía, la identidad e integración, teniendo como centro al ser humano.

NOTICIA: Analizan plan en defensa de migrantes

Busca el éxito de las personas a través de la capacitación laboral que les permita desarrollar sus capacidades y contar con las herramientas para beneficio de ambas sociedades , explicó.

García-Granados explica que la fundación se coordina en Estados Unidos con las autoridades locales y federales para atender a los migrantes y proponer programas y políticas públicas que beneficien a esta población.

En México trabajamos con la población migrante en retorno con la idea de que encuentren oportunidades de integración laboral en sus zonas de origen. Nuestro interés es que tanto el gobierno mexicano como la iniciativa privada reconozcan el expertise y las competencias laborales que han adquirido los migrantes en retorno durante su estancia en Estados Unidos y, con base en ello, puedan incorporarse a la fuerza laboral en México dentro de la iniciativa privada. En suma, buscamos que el talento que regresa a México cuente con opciones laborales bien remuneradas y contribuya a detonar el desarrollo regional .

NOTICIA: Acuerdos migratorios fueron nulos: expertos

De eso se trata nuestro programa Yo soy México , a través del cual hemos atendido a 200,000 migrantes en repatriación, 60,000 de los cuales hemos logrado poner en contacto con los empleadores adecuados en su lugar de origen, gracias a trabajo de vinculación.

Derivado de los datos sobre la migración en retorno que hemos podido recopilar a través de Yo soy México hemos conocido la realidad de los migrantes que regresan, y debo decir que es una historia muy distinta a la que se cree conocer. Muchos se sorprenderán al saber que 50% de los migrantes regresan a México por su propia voluntad, por nostalgia, y en algunos casos, traen consigo ahorros destinados a invertir en sus localidades de origen, pero desafortunadamente, en muchos casos no encuentran apoyo por parte de las autoridades que los acerque a los programas institucionales. Entre el 2005 y el 2016, regresaron a México alrededor de 1 millón 400 mil personas.

La directora ejecutiva de MATT prosigue: Otro de nuestros hallazgos fue que entre los migrantes en retorno 22 % mostró interés en que se le apoyara para conseguir trabajo en México o iniciar su propio negocio.

Respecto a las políticas de migración en retorno, advierte: El problema que nosotros observamos es que el gobierno mexicano ha disminuido sensiblemente los recursos para ello en el 2017.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación, el rubro 23 destinado al apoyo de los mexicanos que desean regresar carece de presupuesto asignado. Los migrantes en retorno son prácticamente invisibles para el gobierno federal .

En prospectiva, Aracely García-Granados destaca que con el arribo de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, el problema de la repatriación se agudizará, aunque hay que reconocer que las deportaciones durante el mandato de Barack Obama fueron del orden de más de 3 millones de personas. La expectativa es que las deportaciones continuarán, por lo que la migración en retorno para el 2017 va a incrementarse.

Sobre los hijos de los migrantes, refiere que existe la posibilidad de que Donald Trump elimine el decreto ejecutivo que impidió la deportación de los Dreamers, a pesar de que han vivido aquí en Estados Unidos prácticamente toda su vida, la derogación del Dreamers Act es una posibilidad real que afectaría a más de 1 millón de jóvenes. La ventaja es que los Dreamers, a diferencia de otros grupos de migrantes, cuentan con el apoyo de congresistas demócratas. Ellos saben que podrían perder talentos y la inversión social en esos jóvenes .

Los objetivos de MATT van más allá de la exitosa repatriación voluntaria de migrantes. Su apuesta está en la educación para el trabajo y en la certificación de habilidades. Es ejemplo de responsabilidad social para la iniciativa privada.

Aracely García-Granados

  • Nació en El Salvador de padres guatemaltecos.
  • Es licenciada en Administración Hotelera por la École Hôtelière de Les Roches, Suiza.
  • Es directora ejecutiva de la fundación Mexicanos y Americanos Todos Trabajando (MATT), organización binacional sin fines de lucro, con sede en Washington DC, Ciudad de México y San Antonio, Texas.

[email protected]