Desde el 16 de octubre de 2013, Erna Solberg es la primera ministra de Noruega; el año pasado logró la reelección. La tarde del pasado jueves, después de ser recibida por el presidente Peña Nieto en el Palacio Nacional, sostuvo en exclusiva una charla con El Economista.

—Noruega es un país donde las seleccionadas de futbol ganan lo mismo que los hombres; hacia 2025 el 100% de los automóviles serán eléctricos; su transición hacia el mundo digital está desapareciendo la banda FM de radio; un escritor joven recibe una beca de 125,000 euros al año. ¿Su país es un paraíso o ya están viviendo en el 2050 respecto a la mayoría de los países del mundo?

—Algunas de las cosas que menciona usted forman parte de las estructuras importantes de nuestra sociedad. Creemos en la igualdad de género; cuando nuestra Selección de futbol se enteró que la Selección femenil ganaba menos, los mismos futbolistas decidieron no cobrar más que las futbolistas. Hay que recordar que el equipo femenil logró ganar una Copa del mundo mientras que el conjunto masculino ha llegado a una Copa mundial desde 1998, así que, de acuerdo al principio de cobrar por rendimiento, los jugadores no deberían de ganar más que las jugadoras.

—En México la brecha entre ricos y pobres crece día a día. En Noruega sucede lo contrario, es una nación igualitaria. ¿Qué es lo que tendría que hacer México para reducir la brecha?

—La estrategia de mi gobierno es la enseñanza y la capacitación. Se tiene que crear nuevos empleos bien remunerados porque la gente tiene que vivir de sus salarios.

—Sin embargo la desigualdad en México extrapola a las clases sociales.

—La desigualdad es difícil para todos. Noruega tiene uno de los niveles más bajos en cuanto a la desigualdad se refiere.

Para Noruega los cambios tecnológicos son un dilema porque mucha gente podría perder su trabajo, por eso es importante la capacitación. A la gente hay que pagarle bien.

Violencia e inseguridad

—A los dos últimos gobiernos mexicanos les incomoda hablar del tema de seguridad. A veces da la impresión de que la violencia que ha generado la llamada “guerra contra el narcotráfico” no es un tema de su agenda.

—Creemos que a pesar del crecimiento económico y de los bajos niveles de desempleo en México la inseguridad es un gran problema.

México se encuentra ante el gran reto de la seguridad y hablé con su presidente sobre este tema el día de hoy (jueves).

La gente pierde la fe, desconfía cuando las instituciones jurídicas no parecen capaces de procesar y mandar a la cárcel a los que son culpables de cometer actos criminales, lo cual demuestra la necesidad de garantizar que se realicen investigaciones adecuadas. Además, se debe acabar con la impunidad, se tiene que dar la condena apropiada a los delincuentes y si México no logra hacerlo en todo el país, habrá poca confianza en las autoridades.

Los periodistas necesitan saber que no corren peligro al investigar la corrupción, el crimen organizado, etcétera. México debe hacer un mayor esfuerzo para mejorar en este aspecto.

En el entorno internacional trabajamos muy bien con México sobre los derechos humanos y el presidente Peña Nieto nos dejó muy claro que existen partes del país donde la seguridad y el sistema legal dejan mucho que desear.

Fondo soberano

—¿De qué manera Noruega pudo sortear la crisis en el precio del petróleo en 2014?

—En Noruega, casi 20% de nuestro PIB proviene del petróleo, es la parte más importante de nuestras exportaciones. Pero no utilizamos el ingreso petrolero en el presupuesto del país. Lo hacemos de manera indirecta. Todo se deposita en el fondo soberano. Si hay una caída en el precio del petróleo, no afecta de manera directa al presupuesto; tampoco se traduce en un mayor desempleo.

Durante la crisis se pudo estimular a la economía gracias a las inversiones que se hicieron en educación, en salud. La gente no fue afectada, por eso se pudo mantener la actividad económica, sobre todo en las regiones más dependientes del petróleo.

—El fondo soberano noruego se estima en 1.1 billones de dólares y tiene participación accionaria en más de 9,000 empresas internacionales. ¿También tiene participación de empresas mexicanas?

—El fondo soberano de Noruega es  dueño de más o menos 1% de la Bolsa mundial y también  disponemos de un gran número de bonos gubernamentales, además de ser dueños de algunas propiedades.

Mediante el fondo soberano se ha invertido una cantidad de 9 millones de dólares en México.

—¿Cómo funciona el comité de ética del fondo soberano?

—Es asesorado sobre inversiones éticas por parte del comité del Banco Nacional (Central). Los temas sobre los derechos humanos y medio ambiente son fundamentales. Las empresas a las que el fondo soberano invierte deben de ser transparentes, comprometerse con ciertas normas y preocuparse por su huella de carbón.

Visita a México

—¿Qué tipo de acuerdos acaba de firmar con el presidente Peña?

—Se ha firmado un memorándum sobre cooperación en varias áreas industriales; se ha llegado a un acuerdo en materia de piscicultura (agricultura de peces), por lo que hemos traído nueva tecnología de este sector para que México aprenda cómo hacer la piscicultura.

El presidente Pena Nieto ha aceptado nuestra ayuda para establecer una economía oceánica sostenible. Hemos de conservar y proteger los océanos y recordar que los empleos de muchas personas y sus familias dependen de ello.

También hemos logrado una buena cooperación en el sector energético.

Siria

—¿Hay alguna solución óptima en el conflicto sirio?

—Es Rusia quien apoya al régimen sirio. Ellos son responsables de garantizar un acuerdo de largo plazo para acabar con este conflicto. Sobre el tema de las armas químicas, Naciones Unidas no ha podido llegar a un acuerdo para enviar a sus inspectores. Si Trump tiene las pruebas las tiene que demostrar.

—¿La inexperiencia de Trump en este tipo de problemas lo convierte en un presidente peligroso?

—En 2013 Obama había dicho que atacaría a Siria en caso de utilizar armas químicas (no lo hizo). A veces protestamos más por lo que dice Trump que por lo que decía Obama.

—¿Noruega ha propuesto alguna solución o ha participado en un plan conjunto?

—Noruega y Dinamarca hemos estado dispuestos a sacar las armas químicas de Siria con nuestros barcos pero no hemos llegado a ningún acuerdo.

Crisis migratoria

—Precisamente, la guerra civil siria detonó la crisis migratoria en Europa. ¿Llegó a Noruega, y de ser así, se asimilan a la cultura local?

Noruega es el último punto geográfico de la crisis de migrantes. Tenemos el más bajo número de refugiados. Sobre la asimilación, sí es un problema. Quienes llegan no están bien preparados y para trabajar en Noruega hay que estar muy preparado.

—Karl Ove Knausgard o Jo Nesbo están internacionalizando la literatura noruega. ¿En qué otros campos culturales ocurre lo mismo?

La serie de televisión Skam (Vergüenza) es muy popular. Ya existen algunas versiones locales. El tema es sobre los problemas entre adolescentes, como el sexo. En la serie no hay actores adultos.