Bruselas. La preocupación se incrementa en Europa y en los mercados ante la evolución política de Italia, país fundador de la Unión Europea (UE) y del euro, a punto de ser dirigido por un gobierno populista y euroescéptico.

Las advertencias de los dirigentes europeos se han multiplicado en los últimos días hacia la coalición antieuropea que se establece en Roma.

Sobre todo porque la coalición no oculta sus intenciones de llevar a cabo una política de estímulo consistente en disparar el déficit público y la deuda, aún a riesgo de provocar una crisis del euro.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, pidió nuevas consultas antes de decidir si nombra o no a Giuseppe Conte, un jurista desconocido por la población, propuesto por las formaciones Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema) y la Liga (extrema derecha) para dirigir al gobierno. Su rechazo llevaría a nuevas elecciones.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, rechazó hacer cualquier comentario a la espera de la decisión. “Comprendemos que el proceso constitucional está en curso y esperaremos a que finalice”, dijo su portavoz, Margaritis Schinas.

El euro se mantuvo bajo presión frente al dólar este martes, después de haber registrado el día anterior su mínimo desde mediados de noviembre.

Un vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, lanzó una advertencia muy explícita en una entrevista publicada en el periódico económico alemán Handelsblatt.

“La Comisión Europea no interfiere en principio en la política nacional. Pero para nosotros es importante que el nuevo gobierno italiano mantenga el rumbo y dirija una política presupuestaria responsable”, declaró el comisario letón, responsable del euro en el Ejecutivo europeo.

“Italia tiene la deuda pública más elevada de la zona euro después de Grecia”, recordó como advertencia, mientras que el coste del endeudamiento del gobierno italiano para financiar sus déficits en los mercados financieros ha aumentado en los últimos días.

Hace una semana, otro vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, había advertido ya al gobierno italiano contra cualquier intento de incumplimiento del pacto europeo de estabilidad y crecimiento.

“Las reglas del pacto de estabilidad y crecimiento se aplican a todos los Estados miembros de la UE”, dijo.