Una de ellas se lleva a cabo dentro de Washing­ton, la cual el presidente Obama gana rotundamente. La otra se encuentra en el resto del país y ésa es un empate técnico entre Obama y el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney.

Esa desconexión se debió al lanzamiento de tres encuestas nacionales por parte de The New York Times y CBS, Fox News, y National Public Radio.

En la encuesta de The New York Times y CBS, Romney tenía 47 contra 46% de Obama en las preferencias; la encuesta de la NPR dio la carrera a Obama con 47 contra 45% de Romney, y Fox News dio a Obama una ventaja de 4 puntos porcentuales.

La estrechez entre estos tres sondeos es consistente con las encuestas en el último mes, a pesar del hecho de que Romney, al parecer, ha tenido uno de los peores momentos de su campaña electoral, al ser continuamente golpeado por las preguntas acerca de cuándo salió de Bain Capital y por qué no puede publicar más datos de sus declaraciones de impuestos.

¿POR QUÉ LA DESCONEXIÓN?

En parte debido al hecho que el masivo aparato de los medios de comunicación política, incluido este artículo, está constantemente hambriento de las últimas noticias y análisis sobre lo que sucede en la campaña, además del cómo y por qué ésta va a impactar en la elección general. Algunas de esas historias le importan al votante promedio, pero la mayoría no.

El otro factor principal es que enormes franjas del electorado están simplemente aisladas en sus preferencias y no se ven afectadas por las subidas y bajadas diarias.

No sólo los partidarios duros han permanecido durante mucho tiempo en sus campos ideológicos, sino que incluso también los no tan duros; aquellos que se inclinan hacia uno u otro partido ya han tomado su decisión. En la encuesta de NYT y CBS, sólo 5% de las personas dijo que no sabía a quién apoyaría, un número minúsculo de indecisos a poco más de 100 días de la elección.