Para un 56% de los entrevistados, dado los costos del conflicto, incluyendo la muerte de más de 2,000 soldados de Estados Unidos, la guerra más prolongada en la historia del país no valió la pena.

Este nivel de desaprobación se ubicó por debajo del 68% que registró a mediados del 2014.

La mayoría de los estadunidenses mantienen su oposición a la recién concluida guerra en Afganistán aunque el apoyo al conflicto armado, que se prolongó por 13 años, se incrementó en años recientes, reveló una nuevo sondeo difundido hoy.

La encuesta conjunta del diario The Washington Post y la televisora ABC mostró que el creciente apoyo derivó de un cambio de actitud hacia el conflicto entre estadunidenses que se identificaron como republicanos e independientes.

Este nivel de desaprobación se ubicó por debajo del 68% que registró a mediados del 2014.

En contraste, un 38% estimó que la guerra valió la pena, ocho puntos por arriba del nivel de respaldo obtenido apenas en diciembre pasado y diez puntos por arriba del 28% que registró en julio pasado.

Dos semanas atrás la guerra concluyó con el retiro de las tropas de la coalición internacional de Afganistán, aunque ello no significará el fin de la presencia militar estadunidense en la nación que invadió en el 2001.

Poco más de 10,000 tropas de Estados Unidos permanecerán en Afganistán este año para ayudar a la capacitación de las fuerzas armadas de ese país y apoyo logístico, y se prevé que la cifra se reduzca a la mitad para el 2016.

A pesar de la oposición mayoritaria a la guerra, un 54% de los entrevistados se manifestó a favor de mantener esta presencia.

La encuesta telefónica nacional se realizó del 11 al 14 de diciembre entre un universo de mil adultos seleccionados de manera aleatoria y con un margen de error de 3.5 puntos.

rarl