Moscú. El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, inauguraron un gasoducto “histórico”, que unirá por primera vez a los dos países, el primero de tres proyectos rusos para asentar su dominio en el mercado mundial del gas.

“¡El grifo está abierto! (...) el gas entra” en China, dijo el presidente de Gazprom, Alexey Miller, cuando el gas de los yacimientos de Siberia oriental cruzó la frontera gracias al gasoducto Power of Siberia (Fuerza de Siberia).

La infraestructura tiene más de 2,000 kilómetros de conductos y, al finalizar, la red tendrá más de 3,000 kilómetros. Las obras movilizaron a 10,000 personas durante más de cinco años.

En una videoconferencia conjunta con el presidente chino, Xi Jinping, el ruso Vladimir Putin se felicitó de un “evento realmente histórico, no sólo para el mercado mundial de la energía, pero sobre todo para usted y para mí, para Rusia y China” y que, según él, “llevará la cooperación estratégica ruso-china a un nuevo nivel”.

“El desarrollo de las relaciones sino-rusas es y será una prioridad de la política extranjera de cada uno de nuestros países”, declaró por su parte el presidente Xi Jinping, muy cercano a su “amigo” Putin, tras décadas de desconfianza entres los dos países.

El proyecto servirá para alimentar las enormes necesidades energéticas de China, concretiza la voluntad rusa de acercarse a Asia frente a un Occidente considerado hostil, y para China, el gasoducto deberá llevar gas a Shanghai en el 2022 y el 2023.

“Renacimiento” del gas ruso

El costo del Power of Siberia fue estimado por Gazprom en 55,000 millones de dólares y en el 2022-2023 tendrá una capacidad de 38,000 millones de metros cúbicos anuales, equivalente a 9.5% del gas consumido en China.

Según analistas de S&P Platts, Rusia está viviendo un “renacimiento” de su sector del gas, “comercialmente astuto y más estratégico que nunca”.

El nuevo gasoducto se acompaña de un enorme contrato de aprovisionamiento de gas a China, estimado en más de 400,000 millones de dólares en los próximos 30 años.