Untitled Document

México y Estados Unidos (EU) comparten algo más que una frontera. Ambas naciones se han visto en la necesidad de trabajar en sus relaciones ya que el nivel de interdependencia que manejan los han llevado a tener una relación única, estrecha e inevitable o como muchos la han caracterizado, una relación especial , asegura Laura Zamudio González, directora del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana.

En cifras, la relación entre ambos países de América del Norte presume de tener un comercio bilateral de más de 400,000 millones de dólares. Además, para México, EU es la principal fuente de inversión extranjera directa, más del 50%, afirma Zamudio González.

La relación entre México y EU no se queda en lo económico, temas y problemáticas como migración, narcotráfico, seguridad en la frontera, el problema del agua, tráfico de armas, son puntos en los que ambas administraciones han trabajado en las últimas décadas.

El trato entre ambas naciones ha permitido avanzar bastante en términos de mecanismos de cooperación, resolución de conflictos con EU. De manera tal, que incidentes y crisis que podrían generar estancamientos, parálisis y problemas mucho más serios entre los países se han logrado superar relativamente fácil, como WikiLeaks o la Operación Rápido y Furioso asegura Zamudio.

¿Qué esperar de Obama y Romney en materia de política exterior con México?

La visión de Mitt Romney, candidato republicano a la presidencia de EU, le va a convenir mucho a los inversionistas, a las grandes empresas, los republicanos son muy favorables al libre comercio y al movimiento libre de capitales , afirma Raúl Bringas Nostti, profesor e investigador de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Aunque en el aspecto negativo, Romney es más de fronteras cerradas, y, por ende, será más difícil llegar a un acuerdo de migración; afirman ambos académicos

Mitt Romney, a lo largo de su discurso de campaña, ha hecho énfasis en que México y Estados Unidos deben tomar acciones inmediatas sobre los problemas que han generado los cárteles mexicanos del narcotráfico. Como parte de su propuesta para superar el problema, ambos países deberán estudiar la necesidad de una mayor cooperación de capacitación militar e intercambio de inteligencia.

En cuanto a Barack Obama, candidato demócrata a la presidencia de EU, se espera que siga trabajando en un acuerdo de migración, en controlar el tráfico de armas y en hacer frente al lavado de dinero al interior de EU, los tres temas han sido los grandes pendientes en estos cuatro años de su administración, coinciden Zamudio y Bringas.

Uno de los puntos más sensibles de la administración de Obama fue el fracaso de la operación Rápido y Furioso. El propio departamento de Estado de EU dio a conocer un informe en el que puso al descubierto la imprudencia de los funcionarios federales en su plan descabellado para ayudar a combatir el tráfico de armas ilegales a los cárteles mexicanos de la droga.

RDS