Filadelfia y Washington. El aspirante demócrata a la Casa Blanca Joe Biden acusó al presidente Donald Trump de transformar a Estados Unidos en un “campo de batalla”.

La muerte de George Floyd, un hombre negro de 46 años, hace más de una semana en Minneapolis bajo custodia de la policía fue “un electrochoque para nuestro país. Para todos nosotros”, expresó en un discurso en Filadelfia.

Biden condenó reiteradamente los incidentes desatados tras la muerte de Floyd pero acusó a Trump de “transformar el país en un campo de batalla dividido por los viejos resentimientos y los nuevos miedos”.

“Creo que la división lo ayuda” para ganar las presidenciales del 3 de noviembre, aseguró Biden, quien supera a su rival en las encuestas.

“Cuando el presidente ordena desalojar a manifestantes pacíficos del porche de la casa del pueblo, la Casa Blanca, con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras (...) tenemos derecho a pensar que el presidente está más preocupado por el poder que por los principios”, aseveró.

Trump “está más interesado en alimentar las pasiones de sus bases que las necesidades de aquellos a quienes se supone que debe cuidar”, agregó Biden, de 77 años y quien fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

“Pero les prometo esto. No manipularé el miedo y la división. No atizaré las brasas del odio. Buscaré sanar las heridas raciales que desde hace mucho tiempo gangrenan a este país en lugar de utilizarlas para sacar ventaja política”, dijo.

Biden denunció varias veces el asesinato de Floyd y el “racismo institucional” que según él afecta a Estados Unidos. Pero también llamó a la calma y condenó la violencia.

Trump lanza críticas contra gobernantes neoyorquinos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió contra el gobernador y el alcalde de Nueva York, Andrew Coumo y Bill de Blasio respectivamente, por los disturbios del lunes por la noche en relación a las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía blanca y lo comparó con la ausencia de “problemas”, según él, registrada en Washington.

“Ayer (lunes) fue un mal día para los hermanos Cuomo”, tuiteó. “Nueva York se perdió ante los saqueadores, matones, la izquierda radical y todas las demás formas de escoria  y chusma”, dijo y lamentó que el gobernador  rechace su “oferta  de una guardia nacional dominante”.

Y negando las imágenes de los disturbios del lunes por la noche en Washington, tuiteó que “no hubo problemas anoche” aunque sí “muchos arrestos”.

La ciudad de Nueva York tendrá un toque de queda hasta el domingo a raíz de los numerosos saqueos de comercios, anunció el alcalde Bill de Blasio.

El toque de queda fue impuesto ya el lunes a las 23:00 horas, hasta las 5:00, pero no logró impedir saqueos de comercios por toda la ciudad, incluido en el corazón de Manhattan y la Quinta Avenida.

Desde ayer, el toque de queda comenzó más temprano, a las 20:00 horas, cuando aún es de día, dijo de Blasio.

El gobernador Andrew Cuomo dijo el martes en conferencia de prensa que el alcalde “subestimó” la situación. “No usaron suficientes policías” para proteger los comercios. “Lo que pasó en Nueva York anoche es inexcusable”, añadió.