El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se reunieron hoy viernes (la diferencia de horario con México es de 14 horas) en la línea de demarcación militar que divide la península, en una cumbre histórica llena de simbolismo.

En el programa protocolar Moon saludaría a los visitantes en la línea de bloques de cemento que marcan la frontera entre las dos coreas en la Zona Desmilitarizada, informó el jefe de la presidencia surcoreana, Im Jong-seok.

La presidencia de Corea del Sur también anunció que la hermana de Kim Jong-un, Yo Jong, formaría parte de la delegación de Corea del Norte, al igual que el jefe de Estado norcoreano, Kim Yong-nam.

Cuando Kim haya cruzado la línea se convertirá en el primer líder norcoreano en cruzar al sur desde la Guerra de Corea, hace ya 65 años.

Allí sería recibido por una guardia de honor y junto al presidente surcoreano recorrerá a pie la distancia hasta la Casa de la Paz en Panmunjom, donde se firmó el armisticio de 1953.

Después de esta cumbre, Kim se reunirá también con el presidente estadounidense, Donald Trump.

Kim cede

Trump dijo al programa de televisión Fox & Friends  que Kim ha hecho concesiones en el tema nuclear, incluso antes de que comiencen las negociaciones entre los dos países.

Kim Hyun-wook, profesor de la Academia Nacional Coreana de Diplomacia, dijo que “el asunto (de la desnuclearización) no es algo que pueda ser decidido entre el Norte y el Sur”. “Corea del Norte va a querer ver primero qué tipo de oferta recibe con respecto a las garantías de seguridad para el régimen”, explicó el académico.

Una demanda a pesar del deshielo

Ayer, la familia de Otto Warmbier presentó una demanda contra Corea del Norte en un tribunal federal estadounidense alegando que el estudiante universitario de 22 años fue “brutalmente torturado y asesinado” por el régimen “criminal” de Kim Jong-un durante los 17 meses que estuvo en cautiverio.

La demanda de 22 páginas, presentada en el Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia, detalla a través de un lenguaje contundente la forma en que el estudiante de la Universidad de Virginia fue abusado “brutalmente”, después de ser detenido en un viaje en Pyongyang. Regresó a Estados Unidos en estado de coma después de haber sido liberado en junio pasado; murió pocos días después.

La acción tiene implicaciones geopolíticas, debido a la inminente reunión entre Trump y Kim Jong-un. También se produce un día antes de la cumbre intercoreana entre Kim y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

Fred y Cynthia Warmbier dijeron que su hijo viajó a Corea del Norte en diciembre del 2015 como parte de un programa gestionado por Young Pioneer Tours.

Otto “creía que el viaje era una oportunidad para conocer la forma en la que vive la gente en una de las sociedades más cerradas del mundo”, aparece escrito en la demanda. Otto fue detenido en el aeropuerto de Pyongyang cuando regresaba a su país. El joven fue obligado a escribir en una declaración falsa que él era un contacto de la CIA. Cuando llegó al aeropuerto de Cincinnati, sus padres lo vieron con la cabeza rapada y tubos en la boca. (Con información de The Washington Post)