Bruselas. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, insistió en que debe mantenerse el acuerdo nuclear con Irán, un pacto que “está funcionando”, después que el presidente estadounidense, Donald Trump, lo calificara de nuevo de “desastre” y de “locura”.

“Sobre lo que pueda suceder en el futuro, lo veremos en el futuro. Pero hay un acuerdo que existe, que está funcionando y necesita ser preservado”, dijo Mogherini a su llegada a una conferencia de donantes en Bruselas sobre el futuro de Siria.

Trump dio un ultimátum a sus socios europeos hasta el 12 de mayo para endurecer el texto del acuerdo que contempla limitaciones al programa nuclear iraní a cambio de alivio a las sanciones financieras que enfrenta Teherán.

Los europeos, por su parte, buscan que el mandatario estadounidense, muy crítico con Irán, no abandone el acuerdo cerrado en el 2015 entre Teherán y el grupo de potencias 5+1 (Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, China y Rusia).

En una reunión la víspera entre Trump y su par francés Emmanuel Macron en la Casa Blanca, ambos se mostraron favorables a alcanzar un “nuevo acuerdo” con Irán. Ese nuevo entendimiento, según Macron, buscaría “completar” el acuerdo.

“De las palabras del presidente Macron y de las posiciones de todos los europeos, se desprende claramente que el acuerdo que tenemos ahora —el único existente por el momento— está funcionando”, indicó Mogherini.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, cuestionó por su parte la legitimidad de un eventual nuevo acuerdo sobre el programa nuclear iraní. Rusia también expresó su voluntad de preservar el acuerdo, al cual “no hay alternativa”, según el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov.

Siria

Mogherini pidió la ayuda de Rusia e Irán para convencer a Siria de negociar una solución pacífica para la guerra que asola a ese país desde hace siete años. “Necesitamos en particular que Rusia e Irán presionen a Damasco para que acepte sentarse a la mesa bajo los auspicios de la ONU”.