Ciudad de México. Tras el ataque en El Paso, Texas, donde murieron ocho mexicanos y otros seis resultaron heridos, autoridades de México y Estados Unidos acordaron intercambiar información de sus respectivas investigaciones.

La cancillería de México informó que la colaboración bilateral se pactó durante una reunión privada entre funcionarios del Buró Federal de Investigación (FBI) y de la Fiscalía General de la República, presidida por Alejandro Gertz Manero, con el objetivo de dar seguimiento a las investigaciones del atentado terrorista del pasado 3 de agosto.

“El gobierno de México externó a las autoridades estadounidenses su preocupación por el acto cometido, manifestó su consternación por un posible vínculo del ejecutor del crimen con organizaciones supremacistas raciales y reiteró la importancia de llevar a cabo una investigación profunda de los hechos y de sus causas”, detalla el comunicado de la SRE .

Ambas autoridades también indicaron que trabajan para prevenir crímenes de odio.

En su cuenta de Twitter, la embajada de Estados Unidos en México destacó que el encuentro “forma parte de nuestras iniciativas continuas de intercambio de inteligencia con México”.

Asimismo, informó que “a la luz de los recientes eventos de El Paso, los temas de crímenes de odio y derechos civiles se agregaron a la agenda de esta reunión, que ya se tenía programada”.

La cancillería agregó que un representante del gobierno mexicano estará en El Paso este miércoles para reunirse con los fiscales estatal y federal que investigan el ataque.

Caso de el paso, Texas

El gobierno de México ha planteado pedir la extradición del atacante Patrick Crusius. Además de solicitar que se realice una indagatoria sobre el proceso de venta del arma utilizada en el ataque.