Bruselas. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresó ayer la preocupación de la Alianza ante "la expansión del arsenal nuclear de China", y le pidió aceptar un diálogo sobre control de armamentos.

China no es considerada adversaria por la OTAN, pero debe "respetar sus compromisos internacionales y actuar de manera responsable en el sistema internacional", insistió en una entrevista por videoconferencia con el jefe de la diplomacia china, Wang Yi.

Stoltenberg "expresó las preocupaciones de la OTAN sobre las políticas coercitivas de China, la expansión de su arsenal nuclear y la falta de transparencia en su modernización militar", precisó la OTAN en un comunicado.

"El secretario general subrayó que la transparencia y el diálogo recíprocos sobre control de armamentos sería benéfico tanto para la OTAN como para China", agregó la misiva.

Línea roja

El Kremlin advirtió el día de ayer 27 de septiembre, que cualquier expansión de la infraestructura militar de la OTAN en Ucrania cruzaría una de las "líneas rojas" del presidente Vladimir Putin, y Bielorrusia dijo que había acordado tomar medidas con Moscú para contrarrestar la creciente actividad de la alianza.

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, un estrecho aliado de Moscú, acusó a Estados Unidos de establecer centros de entrenamiento en Ucrania que, según él, equivalen a bases militares. Dijo que había discutido el tema con Putin.