Bruselas. El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, advirtió que la Unión Europea no puede remplazar la alianza, en respuesta a las críticas del presidente francés, Emmanuel Macron, a quien pedirá aclaraciones la próxima semana.

Cuando la alianza se dispone a celebrar su 70 aniversario con una cumbre de mandatarios en diciembre en Londres, Macron conmocionó a sus aliados al estimar que la OTAN se encuentra en “muerte cerebral” y al abogar por una soberanía europea en materia de defensa.

“Iré a París la próxima semana con la intención de discutir estos temas con el presidente Macron”, anunció en rueda de prensa Stoltenberg, calificándolo como la “mejor manera de abordar las diferencias” y “comprender plenamente los mensajes y las motivaciones” del líder francés.

Acostumbrados a las críticas de Donald Trump a sus aliados por no gastar, a su juicio, lo suficiente en defensa, los socios de Francia en la OTAN recibieron como un jarro de agua fría las declaraciones de una de sus tres potencias nucleares.

Alemania, en una primera reacción, calificó la declaración de Macrón de radical, mientras que los aliados europeos del este, fronterizos con Rusia, vieron con horror la entrevista, en la que aboga además por un acercamiento a Moscú.

Fuentes aliadas aseguran que las palabras del presidente francés no son casuales, a semanas de la cumbre en Reino Unido, pero, aunque critican el tono, consideran acertado su análisis, que, a partir de la situación en Siria, explica los retos de la organización transatlántica.

Turquía, miembro de la OTAN, lanzó una ofensiva en Siria, “zona en la que están en juego nuestros intereses”, y “no hay coordinación en la toma de decisiones estratégicas entre Estados Unidos y sus aliados”, aseguró Macrón.

El paraguas transatlántico

La solución para el líder de Francia, país fundador que se retiró de la estructura militar de la OTAN entre 1966 y el 2009, pasa por aclarar sus “finalidades estratégicas”, abogando a su vez por que la defensa europea sea “más autónoma en términos de su capacidad militar”.

La UE, 22 de cuyos miembros pertenecen también a la alianza, “no puede remplazar a la OTAN. La seguridad europea reposa en la unidad transatlántica”, advirtió Stoltenberg.

EU reaccionó contra Macron: “La OTAN es absolutamente esencial (...) Juntos somos más fuertes”, aseguró la embajadora estadounidense Kay Bailey Hutchinson, rechazando firmemente la evaluación del presidente francés.