Bruselas/Berlín. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) debe pensar más en cómo manejar a China y su ascenso militar, aunque Rusia seguirá siendo su principal adversario durante esta década, según un informe que se publicará este martes sobre la reforma de la alianza atlántica.

El informe “OTAN 2030”, elaborado por un grupo de supuestos “sabios” y que contiene 138 propuestas, surge en medio de crecientes dudas sobre el propósito y la relevancia de una alianza calificada el año pasado por el presidente francés Emmanuel Macron de “muerte cerebral”.

“China ya no es el socio comercial benigno que esperaba Occidente. Es el poder creciente de nuestro siglo y la OTAN debe adaptarse ”, dijo un diplomático que ha visto el informe, señalando la actividad china en el Ártico y África y sus fuertes inversiones en infraestructura europea.

La alianza de 30 miembros también podría forjar vínculos más estrechos con países que no pertenecen a la OTAN como Australia y centrarse más en la disuasión en el espacio, donde China desarrolla activos.

También se sugiere que los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN se reúnan con más regularidad y pedirá un fortalecimiento del papel del secretario general como mediador internacional.

El informe será discutido por los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN este martes antes de ser presentado a los jefes de estado y de gobierno de la alianza el próximo año.

Extienden invitación a Biden

Por otra parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que invitó al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a una cumbre del bloque militar luego de su investidura, prevista el 20 de enero.

“La fecha exacta aún no ha sido decidida, pero será una cumbre de la OTAN. Y por supuesto todos los líderes de la OTAN estarán presentes”, expresó Stoltenberg, quien dijo esperar que la reunión ocurra en Bruselas ya al inicio del próximo año.