Naciones Unidas, Estados Unidos. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo el día de ayer que está "muy preocupado" por el aislamiento del sur de África, que se ha visto afectado por medidas de restricción de viajes en reacción a la nueva variante del coronavirus, ómicron.

"La gente de África no puede ser culpada por el inmoralmente bajo nivel de vacunación disponible en África, y no deben ser penalizados por identificar y compartir con el mundo información científica y sanitaria crucial", dijo Guterres en un comunicado.

"Ahora estoy muy preocupado por el aislamiento de los países del sur de África debido a las nuevas restricciones de viajes por el Covid-19", aseguró.

Países alrededor del mundo han reaccionado a la variante ómicron con el cierre de sus fronteras, pese a que la cepa ya llegó a Europa, Asia y América del Norte.

Guterres pidió a los gobiernos considerar medidas alternativas como las pruebas a viajeros, para "evitar el riesgo de transmisión al tiempo que se permiten los viajes y el desarrollo económico".

Por su parte, los ministros de Sanidad del G7 advirtieron ayer que la variante ómicron es "altamente transmisible" y requiere una "acción urgente", tras una reunión de urgencia convocada por Londres.

"La comunidad internacional se enfrenta a la amenaza de una nueva variante altamente transmisible del Covid-19, que requiere una acción urgente", dijeron los ministros en una declaración conjunta tras la reunión.

"Los ministros elogiaron el trabajo ejemplar de Sudáfrica para detectar la variante y alertar a los demás", añadieron.

Los países del G7 también "reconocieron la importancia estratégica de garantizar el acceso a las vacunas", "preparando" a los países para recibir las dosis, proporcionando "asistencia operativa, cumpliendo nuestros compromisos de donación, abordando la desinformación sobre las vacunas y apoyando la investigación y el desarrollo".

Sputnik y Pfizer, reaccionan

Rusia anunció ayer 29 de noviembre, que está desarrollando una versión de su vacuna Sputnik V contra el Covid-19 dirigida específicamente a su variante ómicron, en el "caso improbable " de que el suero actual no sea suficiente.

El Instituto Gamaleia "ya ha comenzado a desarrollar una nueva versión de la vacuna Sputnik adaptada a ómicron", dijo en un comunicado el Fondo Soberano Ruso, que financió el desarrollo de la vacuna.

Por su parte,  el director ejecutivo de la farmacéutica estadounidense Pfizer, Albert Bourla, también reveló que ya iniciaron el proceso para desarrollar una nueva versión de la vacuna para atacar a ómicron.

"Sabremos lo esencial de lo que necesitamos saber en unas cuantas semanas", agregó.

Se realizarán pruebas para evaluar la eficacia de la vacuna actual, desarrollada con BioNTech, contra ómicron. Pero si "protege menos y nos vemos en la necesidad de crear una nueva vacuna, hemos comenzado a trabajar desde el viernes. Hemos hecho nuestro primer modelo de ADN, primera etapa del desarrollo de una nueva vacuna", explicó.

Pfizer ya ha creado dos nuevas versiones de su vacuna en menos de cien días, contra las variantes delta y beta, que finalmente no fueron usadas. "En 95 días, tendremos la nueva vacuna contra ómicron", dijo Bourla.