Nueva York. La ONU no debe inmiscuirse en el conflicto interno de Siria, aseguró el embajador de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, al rechazar un proyecto de resolución llamando a la renuncia del gobernante sirio Bachar al-Asad.

"Posiblemente hay una última posibilidad de romper la espiral de violencia que arrasa con Siria y su pueblo", señaló Vitaly Churkin. El Consejo de Seguridad de ONU "no puede imponer parámetros para un acuerdo interno. Sencillamente no tiene el mandato para hacerlo", agregó.

"Estamos convencidos de que en un momento de extrema crisis política interna el papel de la comunidad internacional no debería ser el de exacerbar las crisis", afirmó.

Las potencias occidentales chocaron con Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU en su intento de aprobar una resolución exigiendo la renuncia del gobernante sirio y el fin de lo que Estados Unidos llamó "reino del terror" en Siria.

EISS