Washington. Cuba continúa dividiendo a la región, y la Organización de Estados Americanos (OEA) no es la excepción, por el contrario, es un claro reflejo de lo que ocurre en la región.

"El Consejo Permanente de la OEA postergó la sesión virtual extraordinaria prevista para hoy (miércoles) para abordar la situación en Cuba", dijo el bloque regional en un comunicado, que no fija fecha de convocatoria para una nueva reunión.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, celebró en un tuit la "derrotada maniobra anticubana en OEA".

"Rechazo de mayoría Estados Miembros obligó suspensión del Consejo Permanente. Presidente pro Tempore Consejo admitió derrota mediante carta patética que ofende a Cuba", comentó Rodríguez.

También agradeció "a los países que defendieron la dignidad latinoamericana y caribeña".

La cita del órgano ejecutivo de la OEA, que reúne a sus 34 miembros activos, había sido convocada por la presidencia del Consejo Permanente, que actualmente ocupa Uruguay.

El orden del día incluía presentaciones de la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola, así como del relator de la CIDH para Cuba, Edgar Stuardo Ralón, y el relator especial de la CIDH para la Libertad de Expresión, Pedro Vaca.

La CIDH, un órgano de la OEA, condenó en un comunicado el 15 de julio "la represión estatal y el uso de la fuerza" durante las protestas que estallaron el 11 y 12 de julio en unas 40 ciudades de la isla caribeña, las cuales consideró "pacíficas".

No se puede negar la realidad

"Hubiese sido un acto de irresponsabilidad de la Presidencia ignorar dichos planteos", dijo el embajador uruguayo ante la OEA, Washington Abdala, al informar sobre la postergación de la reunión.

"Lo que está viviendo Cuba no ambienta dilaciones", indicó en una carta. "El tiempo corre en contra de los derechos y la vida de muchas personas".

Abdala explicó que solicitó un informe jurídico sobre la situación de Cuba con relación a la OEA, confiando en "poder concretar esa sesión en el plazo más breve posible".

En diferentes misivas, los representantes de Belice, Trinidad y Tobago, Nicaragua y la Comunidad del Caribe (integrada por Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Bahamas, Dominica, Grenada, Guyana, Haití, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Trinidad y Tobago) cuestionaron la falta de consultas previas a la convocatoria, y señalaron que la reunión sería "inútil" dada la situación de Cuba con relación a la OEA.

Es claro, Cuba divide a la región.