Estrasburgo. Con 543 votos a favor, 39 en contra y 69 abstenciones, la Eurocámara aprobó este miércoles la resolución sobre el mandato negociador comunitario para la relación futura con el Reino Unido.

La resolución aprobada reitera que “si, durante las negociaciones, la Unión Europea y el Reino Unido consideran que ello puede redundar en beneficio mutuo, las relaciones futuras podrán abarcar ámbitos de cooperación que vayan más allá de los descritos en la declaración política”.

Por ello, el pleno destacó tres consignas. Por un lado, estima que en la relación futura exista un “equilibrio entre derechos y obligaciones”; también que “un Estado no miembro no puede tener los mismos derechos ni las mismas ventajas que un Estado miembro”. Y por último, hace hincapié en el respeto a las que han sido sus prioridades durante los más de dos años de negociación del acuerdo de salida: los derechos de los ciudadanos, el Acuerdo de Viernes Santo y el mercado único.