La Agencia Central de Inteligencia (CIA) no estaba preparada para detener e interrogar a miembros sospechosos de Al Qaida tras los ataques del 11 de septiembre, dijo este jueves el director de la agencia estadounidense.

El director de la CIA reconoció que la agencia estadounidense había utilizado métodos de interrogatorio "detestables" y admitió la falta de experiencia de la agencia en la detención de prisioneros.

"En muchos aspectos la CIA navegó en terreno desconocido; no estábamos preparados. Teníamos poca experiencia en la detención de prisioneros y pocos agentes fueron formados para interrogar", reconoció John Brennan durante una conferencia de prensa inédita tras la divulgación de un informe sobre el uso de la tortura tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"No estábamos preparados", declaró el director de la CIA John Brennan. " Teníamos poca experiencia albergando prisioneros y muy pocos de nuestros funcionarios estaban entrenados para interrogatorios", añadió.

"En un número limitado de casos, funcionarios de la agencia utilizaron métodos de interrogación que no estaban autorizados, que eran detestables y que deben ser repudiados por todos", añadió.

Brennan dijo también que era "imposible saber" si la tortura utilizada contra presuntos miembros de Al Qaida permitió a la agencia obtener informaciones útiles para evitar futuros atentados pero añadió que la CIA se ha reformado para evitar que se reproduzcan este tipo de actos.

Aunque no condenó el programa de interrogatorios, si juzgó que ciertos agentes estaban "fuera del marco" que les habían establecido.

"En un número limitado de casos, funcionarios de la agencia utilizaron métodos de interrogación que no estaban autorizados, que eran detestables y que deben ser repudiados por todos", añadió.

Tras la publicación el martes de un informe por parte del Senado de EU sobre los métodos de interrogación, Brennan señaló que la agencia había hechos numerosas reformas para evitar que este tipo de abusos volvieran a ocurrir.

Sin embargo, el minucioso informe da cuenta de la brutalidad e ineficacia de interrogatorios a decenas de detenidos en prisiones secretas de la CIA.

El presidente Barack Obama, que suspendió el programa al asumir el cargo en 2009, describió como contraproducente el uso de la tortura por la CIA en la era (del presidente George W.) Bush y los calificó como una afrenta a los valores estadounidenses.

erp