El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el jueves tras sostener sus primeras conversaciones cara a cara con el líder norcoreano, Kim Jong Un, que las garantías de seguridad prometidas por Estados Unidos probablemente no serán suficientes para persuadir a Pyongyang a que ponga fin a su programa nuclear.