Tokio. La prensa estatal norcoreana reveló ayer que el líder Kim Jong Eun está casado. Un anuncio sorprendente en un país que siempre ha mantenido a sus primeras damas casi invisibles.

La revelación termina con las semanas de especulación sobre la identidad de una mujer delgada, de cabello corto que había acompañado a Kim durante varias apariciones públicas recientes.

Los medios de comunicación del Estado identificaron a la mujer como la esposa de Kim, la camarada Ri Sol Ju . Pero no hubo ninguna mención sobre la edad de Ri o cuánto tiempo ha estado casada la pareja.

La aparición de una Primera Dama pone fin a un periodo de cuatro décadas en las que otras personas importantes de la familia gobernante Kim, se mantuvieron casi totalmente tras bambalinas. La voluntad de Corea del Norte de proveer un alto perfil a Ri se suma a la creciente evidencia de que Kim, nombrado hace tan sólo siete meses como líder de Corea del Norte, trata de crear una imagen más agradable que la de su adusto y solitario padre.

A pesar de los esfuerzos de Corea del Norte para cultivar una imagen cálida de Kim, el joven líder gobierna a uno de los estados con más sangre fría del mundo. El gobierno canaliza todo su dinero en armamento, proporciona escaso alimento a su gente y castiga a quienes critican el statu quo.