La candidata derechista a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, denunció este lunes "irregularidades" e "indicios de fraude" en el balotaje del domingo, en momentos en que su rival, el izquierdista Pedro Castillo, mantiene una ligera ventaja en el escrutinio.

Hay "una serie de irregularidades" e "indicios de fraude en la mesa" de votación, afirmó en rueda de prensa Fujimori, quien encabezaba inicialmente el escrutinio, pero luego fue superada por su adversario a medida que avanzaba el conteo del voto rural.

"Hay una clara intención de boicotear la voluntad popular", aseguró la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, quien mostró un par de videos y un par de fotos para avalar sus denuncias, entre éstas la de un acta de votación de una mesa rural en la que su adversario obtuvo 187 votos y ella ninguno.

Por su parte, el partido Perú Libre de Castillo pidió en un comunicado que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) "cuide la correcta protección de los datos de los votos", "al procesarlos y publicarlos".

La Misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), que no ha mencionado irregularidades en el balotaje, indicó este lunes que "el escrutinio de los votos se realizó de acuerdo a los procedimientos oficiales".

"Si bien la ciudadanía ha emitido su voto, el proceso electoral continúa" y la "conducta [de los candidatos] en esta horas cruciales es determinante para mantener el clima de tranquilidad", expresó en un video divulgado en Twitter el jefe de la Misión, el excanciller paraguayo Rubén Ramírez, quien ha respaldado la labor de las autoridades electorales peruanas.

El recuento oficial muestra a Castillo con un 50.27% de los sufragios y a Fujimori con un 49.73%, con cerca del 95.78% de los votos procesados. La diferencia aumentó a 90,524 votos mientras llegan los datos de las últimas papeletas, mayormente procedentes de áreas rurales, más favorables al candidato de izquierda.

kg