Wilmington, Delaware. En su primera aparición conjunta con su compañera de fórmula Kamala Harris, el aspirante demócrata a la Casa Blanca Joe Biden, aseguró que su campaña busca “reconstruir” Estados Unidos en su intento de derrotar a Donald Trump en los comicios de noviembre.

En un discurso en el gimnasio de una escuela de Wilmington, Delaware, ciudad natal de Biden, el ex vicepresidente afirmó que el país pasa por un momento delicado, acusó al presidente Donald Trump de fracasar en la gestión de la crisis del coronavirus y dijo que no tiene dudas de que “eligió a la mejor persona para acompañarlo”.

La pandemia del Covid-19 estuvo presente en todo el acto, Biden hizo referencia a la “crisis sanitaria” que vive el país por el coronavirus, que ha dejado 164,545 muertos en Estados Unidos.

“Tenemos una crisis de salud pública”, indicó Biden, quien prometió que su gobierno va a arreglar “el desastre que el presidente Trump y el vicepresidente Pence han creado en casa y en el exterior”.

Biden, de 77 años, elogió a la senadora de California, la exfiscal de 55 años que hace un año lo criticó en una etapa de debate primario, como la mujer adecuada para ayudarlo a derrotar a Donald Trump y luego liderar una nación que enfrenta crisis por triplicado: una pandemia, una economía herida. y un reconocimiento de largo plazo con el racismo sistémico.

Mientras que Kamala Harris -vestida con un traje azul marino y un collar de perlas y pendientes a juego - reiteró que esta elección no se trata sólo de vencer a Trump y aseguró que más que una victoria, necesitan “un mandato” pues Estados Unidos está “pidiendo a gritos liderazgo”.

“Estamos experimentando un ajuste de cuentas moral con el racismo y la injusticia sistémica que ha llevado a una nueva coalición de conciencia a las calles de nuestro país exigiendo un cambio”, expresó Harris.

Kamala, a la izquierda de Biden, pero a la derecha de Sanders

Fueron 11 mujeres las que llegaron a la fase final de la elección. De acuerdo al diario The Washington Post, Joe Biden realizó entrevistas con cada una de ellas de manera personal o virtual.

Antes de invitar a Kamala Harris para convertirse en candidata a la vicepresidencia, Biden platicó con varios organismos sociales y con gente de la dirección del Partido Demócrata. El perfil de la senadora por California era el ideal bajo la crisis social que arrastra Trump. Ser negra refleja la diversidad étnica del país.

La reacción de Trump puede ser traducida como una elección acertada de Biden. A los pocos minutos del anuncio, Trump había calificado a Harris como “desagradable”, “horrible” e “irrespetuosa”, mientras que su campaña la describió como una extremista que llevaría al moderado Biden hacia la izquierda.

JP Morgan la ubica en el centro del espectro ideológico. En mayo pasado, Harris planteó el esquema de ayuda pública por la pandemia por 2,000 dólares al mes por familia. Propuesta que no fue tomada en cuenta por la mayoría demócrata. Kamala Harris no genera temores en Wall Street como sí lo hacían Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Está a la derecha de Sanders y a la izquierda de Biden.