Washington. El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, anunciará próximamente quién lo acompañará como vicepresidente para enfrentar a Donald Trump. Al menos una cosa se sabe: será una mujer.

La compañera de fórmula de Biden, delantero en las encuestas para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, será la tercera candidata a la vicepresidencia en la historia de Estados Unidos, luego de Geraldine Ferraro en 1984 y de Sarah Palin en el 2008.

Entre las posibles postulantes una suena muy fuerte: la senadora de California Kamala Harris, quien en diciembre sorprendió al renunciar a la carrera presidencial.

Susan Rice, embajadora ante las Naciones Unidas y luego asesora de seguridad nacional bajo la presidencia de Barack Obama, podría ayudar a Biden en cuestiones delicadas de política exterior.

Poco conocida a pesar de su larga carrera parlamentaria, Karen Bass también podría acompañar a Biden.

Elizabeth Warren, senadora progresista de Massachusetts, fue un tiempo favorita en las primarias demócratas antes de caer en las encuestas para luego tirar la toalla a principios de marzo.

Mucho menos conocida que sus colegas Harris y Warren, la senadora Tammy Duckworth, una exmilitar de origen asiático que perdió ambas piernas en Irak, podría reforzar una de las fortalezas de Biden: su humanidad y su empatía.

Mientras que Michelle Lujan Grisham, la primera demócrata gobernadora de Nuevo México, una de las figuras hispanas más prominentes de Estados Unidos, puede ser la apuesta de Biden para sumar votos entre la minoría más importante del país.

Funciones

El vicepresidente recorre el país resaltando la imagen de su jefe y tienen la responsabilidad de emitir el voto decisivo cuando se generan callejones sin salida en el Senado.