Lima. Poco más de una semana de que el fiscal exhortara a la Corte Suprema de Perú declarar procedente la extradición de Alejandro Toledo, la Corte aprobó el pedido de extradición del exmandatario a Estados Unidos, acusado de recibir un millonario soborno de la brasileña Odebrecht, en un escándalo que salpica a otros tres ocupantes del sillón presidencial.

La solicitud, dictada el 19 de febrero por el juez Richard Concepción Carhuancho, fue aprobada unánimemente por los cinco jueces de la Sala Penal del máximo tribunal, según el fallo publicado por el poder Judicial.

Los jueces “declararon procedente la solicitud de extradición (...) a las autoridades de los Estados Unidos de América, respecto del ciudadano peruano Alejandro Toledo Manrique, procesado por los delitos de tráfico de influencias, colusión y lavado de dinero, en agravio del Estado peruano”, dice el fallo, que se había filtrado a la prensa horas antes.

Toledo (2001-2006) ha negado haber recibido dádivas de Odebrecht.

Uno de los abogados del expresidente, Heriberto Benítez,  afirmó que en este caso confluyen “lo jurídico y lo político”, a través de intromisiones del gobierno, alegando que el actual mandatario, Pedro Pablo Kuczynski, llamó por teléfono hace un año a su par estadounidense Donald Trump para pedirle que expulsara a Toledo.

El juez que pidió la extradición también mantiene en prisión preventiva al expresidente Ollanta Humala (2011-2016) por el supuesto aporte de 3 millones de dólares de Odebrecht a su campaña electoral.

La empresa brasileña, que ha optado por cooperar con la justicia, reveló que pagó 29 millones de dólares en Perú entre el 2005 y el 2014 a lo largo de tres gobiernos.