El Tribunal Supremo británico falló este viernes a favor de un gran número de pymes que, representadas por el regulador financiero, impugnaron la decisión de las aseguradoras de no indemnizarlas por el cese de su actividad debido a la pandemia.

"El Tribunal Supremo acepta la apelación de la FCA (autoridad de conducta financiera, ndlr) y desestima las apelaciones de las aseguradoras", informó un comunicado de la más alta instancia judicial del Reino Unido.

Esta decisión, que tendrá consecuencias para unas 370,000 empresas, podría dar lugar a una indemnización de 1,200 millones de libras (unos 1,635 millones de dólares), según cálculos de la FCA que actuó ante la justicia junto a Hiscox Action Group, asociación que representa a 400 empresas aseguradas por Hiscox.

La justicia se pronunció así contra seis compañías de seguros, Arch, Argenta, Hiscox, MS Amlin, QBE y RSA, que se negaron a indemnizar a las pymes alegando que la pandemia de Covid-19 no estaba entre los casos cubiertos por sus pólizas.

El caso, examinado en noviembre, siguió un procedimiento acelerado ya que estaba en juego la supervivencia de las sociedad afectadas, y se centró en el primer confinamiento impuesto en el Reino Unido de finales de marzo a mediados de junio.

Concierne a los negocios que tuvieron que cerrar sus puertas, como tiendas, bares, restaurantes y el sector de la vida nocturna.

País más castigado en Europa por la pandemia, con más de 86,000 muertes, el Reino Unido es también uno de los que sufrió la recesión económica más violenta en 2020 como consecuencia de las restricciones.

Tras una recuperación que comenzó en verano, su economía vuelve a estar amenazada debido a las estrictas medidas reimpuestas en las últimas semanas.

Estos cierres han asestado un revés en ocasiones fatal a muchos negocios, en particular en el comercio y la restauración.

Un gran número de empresas "han tenido que hacer frente a dificultades financieras innecesarias debido a los procedimientos judiciales que los aseguradores han prolongado mucho más de lo necesario", lamentó Michael Kill, director general de la NTIA, que representa al sector del ocio nocturno, celebrando esta "victoria".

"Reconocemos que es un periodo especialmente difícil para las pymes y lamentamos que las restricciones impuestas por el Covid-19 hayan provocado conflictos con algunos clientes", afirmó Huw Evans, director general de la asociación de aseguradores británicos ABI.