Buenos Aires.- Julian Assange, se declaró optimista respecto a su futuro y el de su organización, en un reportaje que publica este domingo el diario Pagina12. Assange consideró que con las acciones de WikiLeaks "se ha revelado la corrupción en los medios (de comunicación) y la hipocrecía de Occidente" y que ello ha contribuido a radicalizar y educar políticamente a la juventud en internet.

"Hay gente que apoya a WikiLeaks o me apoya a mi (...) eso me hace optimista porque muestra que dentro de un mar de mentiras hay un reservorio de gente que, aún cuando no pueden ver a través de la mentira, sienten que hay una agenda para influenciarlos y se resisten", dijo.

El australiano, de 41 años, es requerido por Suecia en un caso por supuesta agresión sexual, en tanto Estados Unidos lo acusa por haber revelado documentos diplomáticos estadounidenses reservados a través de su organización.

"Publicamos en promedio un millón de documentos por año de todo el mundo que han afectado elecciones, han afectado revoluciones, han sido usados en casos judiciales importantes, hemos empujado las fronteras de lo que es aceptable publicar en internet"

Sin embargo consideró que el uso de las redes sociales Facebook y Twitter es "abominable y muy peligroso"

En el caso de Facebook estimó que los usuarios representan "gente poniendo literalmente millones de horas de trabajo gratuito al servicio de la CIA, metiendo a todos sus amigos y parientes en una base de datos centralizada para que sea accesible para las agencias estadounidenses".

"Si eres un activista y estás alineado con Estados Unidos, entonces está todo bien, pero si no, entonces tienes un problema", aseguró.

Tambien alertó que "el gobierno estadounidense o cualquier interés comercial pueden cerrar cualquier cuenta de Twitter o hacer que entregue información", y recordó que en la investigación sobre WikeLeaks la justicia estadounidense "logró que Twitter entregue nuestras cuentas, archivos y los archivos de gente que nos apoya".

La situación de Assange, que permanece asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio último, será motivo de una reunión entre representantes del gobierno de Ecuador y el Reino Unido la semana próxima en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

LGL