Un juez de Nueva York negó este miércoles un nuevo juicio para el excapo del narcotráfico mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, tras alegar que "una montaña de pruebas" sobre su culpabilidad fueron presentadas en su extraordinario proceso de tres meses.

El exjefe del cartel de Sinaloa, de 62 años, fue hallado culpable en febrero de traficar cientos de toneladas de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana a Estados Unidos durante 25 años.

Será sentenciado el 17 de julio por el juez federal de Brooklyn Brian Cogan, y enfrenta una probable cadena perpetua.

Su defensa exigía un nuevo proceso desde marzo, luego de que el sitio de informaciones Vice News publicó una entrevista con un jurado anónimo en la cual este cuenta que varios integrantes del jurado ignoraron las advertencias del juez y accedieron a las redes sociales y medios de prensa para informarse del caso durante el juicio.

De esa manera, algunos podrían haberse enterado de que un exsocio del Chapo, testigo de la fiscalía, contó que el capo narco drogaba a menores de edad para abusar sexualmente de ellas, información que no fue presentada como prueba en el proceso.

En su fallo de este miércoles, el juez Brian Cogan asegura que el veredicto del Chapo sería de todas formas "culpable" si los jurados no hubiesen accedido a la prensa y las redes sociales debido a las "abrumadoras" pruebas en su contra.

"No hubo escasez de pruebas de que el acusado era culpable de los delitos por los cuales fue condenado", aseveró Cogan, recordando la avalancha de fotos, videos y grabaciones de audio presentadas por el gobierno, así como los 14 testigos cooperantes que declararon contra el Chapo, incluidos exsocios, amigos y hasta una antigua amante.

El juez negó asimismo la celebración de una audiencia para preguntar a los jurados si accedieron a la prensa y las redes sociales y cómo eso influyó en su decisión, algo que comparó con "una expedición de pesca en el océano".

Los jueces estadounidenses suelen pedir a los jurados que se abstengan de seguir la cobertura de los casos en los medios, para que los veredictos se basen únicamente en las pruebas presentadas durante el juicio.

El Chapo está detenido desde enero de 2017 en aislamiento casi total en una cárcel de máxima seguridad de Manhattan.

El juez Cogan negó recientemente su pedido para ejercitarse al aire libre y para comprar tapones de oídos, citando razones de seguridad.