Barcelona. El candidato a la presidencia de Cataluña, el independentista preso Jordi Sànchez, abrió la puerta este martes a renunciar a ser investido lo que podría desbloquear la formación del gobierno en esta región, actualmente administrada desde Madrid.

Encarcelado desde mediados de octubre, Jordi Sànchez compareció este martes ante el Tribunal Supremo para pedir su liberación y en esta vista sus abogados plantearon “la renuncia a su escaño en los próximos días”, señaló una fuente jurídica.

Esto llevaría a los partidos independentistas a buscar un nuevo candidato a la presidencia de esta región, controlada por el gobierno español desde la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

El escogido podría ser Jordi Turull, exportavoz del gobierno regional, que pasó un mes encarcelado y era el número tres de la candidatura independentista Juntos por Cataluña por detrás del exdirigente catalán, Carles Puigdemont, y Jordi Sànchez.

Pese a renunciar Jordi Sànchez a su acta de diputado y, por ende, a su condición de candidato a la presidencia de la Generalitat, la candidatura de Unidad Popular (CUP) no ha modificado su posicionamiento y se abstendrá a una posible investidura al nuevo nombre que presente Junts per Catalunya, informó el periódico La Vanguardia.

Las dos formaciones independentistas, Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya, requieren del apoyo de la CUP, de lo contrario no tendrían mayoría en el Parlamento catalán.