El senador estadounidense John Kerry se prepara para tomar las riendas del Departamento de Estado, una tarea para la que este héroe de la Guerra de Vietnam devenido en escéptico del intervencionismo y en as de la política se jacta de tener "la diplomacia en la sangre".

Candidato demócrata a la Presidencia en 2004, Kerry fue elegido hace un mes por el presidente Barack Obama para reemplazar a Hillary Clinton. Su designación debe ser ratificada por el Senado, lo que en principio sucederá el próximo martes.

Con 69 años, 29 de ellos en el Senado, Kerry fácilmente aprobó su presentación el jueves pasado frente a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, que él mismo presidió durante cuatro años, hasta hace pocos días.

Delante de sus compañeros, que lo cubrieron de elogios, este hijo de un diplomático, graduado en Yale, se jactó de tener "el Senado y la diplomacia en la sangre" cuando presentó su hoja de ruta para los próximos años, que va desde Irán a China, pasando por el conflicto entre israelíes y palestinos y el desafío del cambio climático.

"Pocas personas conocen tantos presidentes y primeros ministros o comprenden nuestra política exterior" como Kerry, dijo Obama cuando lo nominó como secretario de Estado el 21 de diciembre.

De hecho, "es como si John Kerry saliera de los retratos (de secretarios de Estado) que adornan el séptimo piso del Departamento de Estado en Washington. Se preparó para esto durante décadas", consideró el embajador Martin Indyk, de la Institución Brookings.

Pero, por otra parte, Indyk predijo un cambio de estilo en el Departamento de Estado tras la partida de Clinton: "La secretaria de Estado estrella de rock" -como la apodó The New York Times-, adulada por momentos como una celebridad y a la que todo Washington considera candidata a la Presidencia en 2016.

Cronología John Kerry

HERIDO Y CONDENADO EN VIETNAM

Kerry "quiere estar más involucrado en las negociaciones diplomáticas esenciales", explicó Indyk.

Muchos expertos consideran que la secretaria de Estado saliente promovió lealmente una política exterior pensada y orquestada por la Casa Blanca, que le dejó poco espacio para maniobrar.

"Hillary Clinton hizo un trabajo fantástico para reconstruir la imagen de Estados Unidos en el mundo y el secretario de Estado Kerry podrá contribuir dando forma al orden mundial emergente que avizora el presidente", analizó Indyk.

La diplomacia de Obama gira en torno a la estrategia que busca redirigir la atención de Estados Unidos hacia los países emergentes, especialmente en Asia.

Frente el Senado, Kerry advirtió que "la política exterior no se define solamente por las confrontaciones, los drones y los soldados".

Como su homólogo Chuck Hagel, designado al frente del Pentágono, Kerry no está a favor del intervencionismo a cualquier costo, como fue el caso durante el gobierno de George W. Bush.

Por el contrario, ambos hombres siguen la línea de Obama, marcada por la retirada de tropas de otros países. Estados Unidos se retiró de Irak, se está preparando para hacer lo mismo de Afganistán y se niega a intervenir en Siria o Malí.

De todas maneras, un responsable francés en Washington destacó el "nivel de conocimiento que tiene Kerry de la situación en Malí" y aseguró que "quiere trabajar" con París en esta guerra.

Después de ser herido y condecorado en Vietnam, Kerry se convirtió en un activista por la paz, llegando a ser conocido por haber preguntado en 1971 a la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado "¿Cómo se puede pedir a un hombre que sea el último en morir por un error?".

¿Será Kerry un buen secretario de Estado?, se pregunta el experto Aaron David Miller. "Es más que nada una cuestión de suerte. Estar en el lugar correcto en el momento adecuado", consideró.

RDS