Seúl. El presidente Trump culpó a Kim Jong-un por colocar en zona de riesgo las conversaciones encaminadas hacia la cumbre planeada para el mes próximo entre los dos presidentes.

Su frustración la compartirá con seguridad hoy cuando se reúna en Washington con su par surcoreano, Moon Jae-in.

Sin embargo, en Corea del Sur, muchos dicen que la culpa de los problemas repentinos recae directamente en los pies de otra persona: John Bolton.

“Una de esas minas terrestres acaba de explotar: John Bolton”, dijo Chung a YTN Radio.

Woo Sang-ho, legislador del gobernante Partido Democrático de Moon, es de los que cree en este escenario. “La absurda ‘solución Libia’ de Bolton es una luz roja en las conversaciones sobre la cumbre de Corea del Norte con Estados Unidos y Corea del Sur”, escribió en una publicación en Facebook.

Funcionarios que actualmente ocupan altos cargos en la administración de Moon conocen muy bien los antecedentes del asesor de seguridad nacional estadounidense, ya que algunos de ellos trabajaron para el entonces presidente Roh Moo-hyun, en un momento en el que Bolton era un fuerte defensor dentro de la administración de George W. Bush en el tema de la invasión de Irak.

“Creo que mucha gente que estuvo involucrada con la administración Roh está preocupada por Bolton porque era tan neoconservador en ese momento y parece que no ha cambiado”, dijo Lee Geun, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Seúl. “La gente está preocupada de que vaya a interferir y echar a perder el proceso”, indicó Lee.

Después de varias reuniones con los altos funcionarios la semana pasada en Seúl, un analista estadounidense comentó —casi la mitad en broma— que los surcoreanos detestaban tanto a Bolton como a los norcoreanos.

Durante un programa de televisión el pasado 13 de mayo, Bolton promocionó el “modelo de Libia”, por el cual Muammar Gaddafi renunció a su programa de armas nucleares en el 2003 a cambio de una cancelación de sanciones. Sin embargo, el régimen norcoreano recuerda lo que sucedió después a Gaddafi: fue derrocado y brutalmente asesinado por sus oponentes. Esta mención que Bolton hizo sobre Libia, provocó que Kim Kye Gwan, viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, denunciara a Bolton. Dijo que Corea del Norte no podría “ocultar un sentimiento de repugnancia hacia Bolton”, un hombre al que el régimen de Kim Jong-un había ridiculizado previamente como “escoria humana” y un “chupasangre”.

Veremos el impacto que tendrá el efecto Bolton sobre la cumbre.