El vicepresidente Biden y el representante por Wisconsin, Paul Ryan, se enfrentaron ayer en temas como Libia, Afganistán y la economía, en el único debate vicepresidencial de la campaña. Se interrumpieron y se volvieron a interrumpir en un intercambio de 90 minutos definido por el tono agresivo de Biden.

Ryan escogió temas utilizados por su compañero de fórmula, Mitt Romney, en el debate presidencial de la semana pasada. Criticó al gobierno de Obama por su manejo de un ataque en Libia y lo acusó de evadir las preguntas difíciles acerca de la deuda.

Eso es lo que tenemos en esta administración: discursos. Pero no tenemos liderazgo , acusó Ryan.

Pero la voz dominante del debate fue Biden. El Vicepresidente fue asertivo como el presidente Obama no lo fue: se rió, lució aparentemente exasperado varias veces durante los argumentos de Ryan e interrumpió al republicano. Tuvo las líneas más memorables de la noche al llamar a los argumentos de Ryan tonterías , charla vacía y un montón de cosas .

Pero, a veces, el tono de Biden se perfiló hacia lo despectivo. En unos pocos casos, interrumpió a su interlocutor varias veces en la misma respuesta. Finalmente, Ryan lució frustrado con la cacofonía de ambos hablando al mismo tiempo.

Señor Vicepresidente, sé que está bajo mucha coerción para recuperar el terreno perdido , dijo Ryan. Pero creo que la gente estaría mejor servida si no nos interrumpiéramos tanto .

Los dos cerraron con fuerza el debate.

Es probable que hayan detectado mi frustración con su actitud sobre el pueblo estadounidense , indicó Biden, al referirse nuevamente al comentario de Romney acerca de 47 por ciento. Él habla de mi madre y de mi padre. Él habla acerca de los lugares con los que crecí .

Ryan expuso: El presidente Obama tuvo su oportunidad. Él tomó sus decisiones .

Uno de los mejores momentos de Ryan fue en respuesta a la primera pregunta, sobre el ataque en Bengasi, Libia, que mató al Embajador de EU. Ryan recordó cómo la Casa Blanca cambió su posición con respecto al ataque y lo proyectó como un problema más grande.

Lo que estamos viendo en las pantallas de nuestras televisiones es el desmoronamiento de la política exterior de Obama, la que nos hace menos seguros , dijo.

Para Biden, el momento más agudo pudo haber sido cuando recordó un discurso de Romney, en el que el republicano describió a 47% de los estadounidenses como personas que se consideraban víctimas.

Ya he tenido suficiente con esa idea de que: ‘Es hora de que ese 47% tome algún tipo de responsabilidad aquí’ , expuso.