Washington. El presidente Joe Biden llamó el día de ayer 22 de abril, al mundo a "actuar" para frenar el calentamiento global, al asumir un mayor compromiso de Estados Unidos para reducir las emisiones contaminantes, una postura aplaudida por la comunidad internacional tras la negación de la era Trump.

"El costo de la inacción sigue aumentando. Estados Unidos no esperará", dijo Biden al abrir una cumbre internacional del Día de la Tierra auspiciada por la Casa Blanca.

"Tenemos que actuar, todos nosotros", insistió.

Biden, que regresó al Acuerdo de París que su predecesor Donald Trump, un escéptico del cambio climático, había abandonado, anunció la meta de Estados Unidos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50 y un 52% para 2030 en comparación con 2005.

Además, dijo que Washington duplicará para 2024 su ayuda vinculada al clima para los países en desarrollo, en relación a los niveles registrados 10 años antes.

"Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que eviten las peores consecuencias de la crisis climática", dijo el demócrata Biden en la Casa Blanca.

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó el nuevo objetivo de Estados Unidos de un "cambio de paradigma" en la lucha contra el cambio climático.

Con este evento, Biden se desmarcó del legado de Donald Trump.