Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, resaltó la amistad entre Canadá y su país, en la primera reunión bilateral de su mandato, un encuentro virtual con el primer ministro Justin Trudeau, en el que buscaron dejar atrás las turbulencias vividas durante el gobierno de Donald Trump.

"Estados Unidos no tiene ningún amigo tan cercano como Canadá", manifestó Biden al inicio de la videoconferencia, destacando que por ello Trudeau fue también el destinatario de su primera llamada como presidente.

El primer ministro canadiense respondió en el mismo tono resaltando "la extraordinaria amistad" que une a los países vecinos.

Antes del encuentro, un alto funcionario estadounidense explicó que la cita serviría como una "hoja de ruta" para dinamizar este vínculo.

Entre los principales temas estuvieron la lucha contra el cambio climático, la pandemia y la recuperación económica.

Trudeau agradeció a Biden que se volviera a implicar en la lucha contra el calentamiento global, después de que el nuevo gobierno estadounidense revirtiera la decisión de Trump de retirarse del Acuerdo de París.

"El liderazgo de Estados Unidos se echó de menos", afirmó el primer ministro, que bromeó con que ahora los estadounidenses ya no buscan retirar de los comunicados conjuntos cualquier referencia al cambio climático y que al contrario buscan mencionar el tema.

Trudeau evitó hablar de un punto de fricción con Washington: la decisión de Biden de cancelar el permiso para el oleoducto Keystone XL, un proyecto al que se oponen ferozmente los ambientalistas pero que cuenta con el respaldo de Ottawa.

Biden rescindió el permiso con una orden ejecutiva emitida en su primer día en el cargo, cumpliendo con un compromiso de campaña, y "la decisión no será reconsiderada", según su gobierno.

Otro tema en la agenda, según un alto cargo estadounidense, son las "prácticas económicas injustas" de China, su historial de derechos humanos y la continua detención de dos ciudadanos canadienses en Pekín.

Nueva era

La pandemia de Covid-19 obliga a Biden a abstenerse de viajar o de recibir a sus homólogos, por lo que lanzó este formato de reuniones, con la esperanza de que le permitan utilizar sus conocidas habilidades interpersonales.

Biden espera dar cuerpo a su proclamación "Estados Unidos está de vuelta" en oposición a la política de Trump de "Estados Unidos primero".

Tras la llegada de Biden al poder, Trudeau celebró "una nueva era" entre los países vecinos y estimó que el político demócrata está más alineado con los "valores de los canadienses".