Este miércoles, los principales funcionarios de seguridad nacional hicieron una rara aparición en la sala de informes de la Casa Blanca para advertir que Rusia continúa atacando el sistema electoral estadounidense y juran que la administración Trump ha convertido la lucha contra la interferencia como una prioridad frente a las elecciones de las legislaturas intermedias del próximo noviembre.

Aunque los funcionarios, incluidos el director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, y el asesor de seguridad nacional, John Bolton, no ofrecieron nuevos detalles sobre ningún ataque ni anunciaron nuevas políticas, su demostración de unidad a pocos pasos de la Oficina Oval parecía destinada a calmar las preocupaciones públicas sobre cierto escepticismo que Trump ha hecho público sobre las intenciones de Rusia.

“En lo que respecta a la participación rusa en las elecciones de mitad de período, seguimos viendo una campaña generalizada de mensajes de ese país para tratar de debilitar y dividir a Estados Unidos”, dijo Coats a la prensa de la Casa Blanca durante un evento televisado en vivo.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen; el director del FBI, Christopher A. Wray, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional, Paul Nakasone, también asistieron a la reunión.

“Estamos aquí para decirle al pueblo estadounidense que reconocemos la amenaza, es real, continúa y estamos haciendo todo lo posible para tener una elección en la que el pueblo estadounidense pueda confiar”, expresó Coats.

¿Mueller y Trump en negociaciones?

En las negociaciones para una posible entrevista con los fiscales, el equipo del fiscal especial Robert Mueller ha ofrecido a la Casa Blanca algunos cambios de formato, dispuesto tal vez a limitar algunas de las preguntas al presidente Trump o aceptar que responda algunas por escrito, de acuerdo con una fuente.

Las conversaciones entre los abogados de Trump y el fiscal que investiga la injerencia rusa en las elecciones del 2016 se han reanudado recientemente y no está claro si se llegará a un acuerdo, mencionó la persona que habló bajo la condición de anonimato por tratarse de negociaciones confidenciales. Trump ha dicho públicamente que desea someterse a una entrevista, pero sus abogados han objetado las sucesivas propuestas de los fiscales.