Bamako.- Tres de los principales jefes de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) - Abu Zeid, Mojtar Belmojtar y Yahya Abu Al Hamam - se encuentran en Tombuctú (norte de Malí) junto al líder tuareg islamista Iyad Ag Ghaly que controla la ciudad, informaron a la AFP fuentes coincidentes.

Estos tres hombres están en Tombuctú "donde participaron en un encuentro entre Iyad Ag Ghaly y los imanes de la ciudad", declaró una fuente de seguridad. Una persona del entorno de uno de los imanes que asistió a la reunión lo ha confirmado.

ISLAMISTAS RECUPERAN NORTE DE MALÍ

Los islamistas armados parecían retomar el control frente a los tuareg en el norte de Malí, y algunos efectivos progresaban hacia el centro del país, cuando la junta militar en el poder desde el 22 de marzo se encuentra bajo el embargo de sus vecinos de Africa del Oeste.

El ministro francés de Cooperación, Henri de Raincourt, afirmó el martes en la radio RFI que se señalaron "movimientos" de rebeldes "en torno a Mopti", ciudad del centro de Malí bajo control gubernamental y que marca el límite con el norte del país, en manos de los rebeldes.

Mopti se sitúa a medio camino entre Bamako y Tombuctú, una de las capitales del norte de Malí y ciudad histórica que cayó bajo el control de los islamistas armados del movimiento Ansar Dine (Defensores del Islam) apoyado por elementos de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), según testigos.

"La ciudad de Tombuctú pasó su primera noche de aplicación de la ley islámica", declaró a la AFP Saliu Thiam, funcionaria de la dirección regional del Tesoro en Tombuctú.

El líder de Ansar Dine, Iyad Ag Ghaly, ex figura de las rebeliones tuareg de los años 1990, se reunió el lunes por la noche con los imanes de la ciudad. "Explicó que no vino para la independencia, sino para la aplicación de la ley islámica. Todo está tranquilo en la ciudad", añadió Thiam.

Sus hombres han lanzado una operación de recuperación de bienes saqueados e invitó a los propietarios a venir a recuperarlos, según un testigo.

PREOCUPACIÓN POR TOMBUCTÚ

Tombuctú, gran centro intelectual del Islam, es llamada la "Perla del Desierto" y está inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la ONU.

Este martes, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, manifestó su preocupación por Tombuctú. "Pido a las autoridades de Mali y a las facciones en guerra que respeten el patrimonio del país", expresó.

Según Bokova, "las mezquitas de Djingareyber, Sankoré y Sidi Yahia son valiosas muestras de la arquitectura de adobe que deben salvaguardarse, al igual que los 16 cementerios y mausoleos que alberga Tombuctú", explicó.

La ciudad alberga también decenas de miles de manuscritos, algunos de ellos de la era preislámica, casi todos guardados en casas y bibliotecas privadas, y que fueron redactados por antiguos eruditos religiosos.

Esos manuscritos, escritos en árabe o fula, hablan de historia, astronomía, música, botánica, genealogía y anatomía.

En Tombuctú, combatientes del movimiento Ansar Dine distribuyeron el martes víveres que pertenecían a un servicio público y a la Cruz Roja Internacional, dijo un funcionario local.

Los hombres de Ansar Dine y de AQMI, entre los que se encuentran uno de sus jefes históricos, el argelino Mokhtar Belmokhtar, conocido como "El tuerto", echaron de Tombuctú a los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional de Liberación de Alzawad (MNLA), que lanzó la ofensiva a mediados de enero en el norte.

El MNLA, movimiento laico, tiene como objetivo la creación de un Estado tuareg en el norte, mientras que los grupos islamistas quieren imponer la sharia (ley islámica) en todo Malí.

La pregunta ahora es saber si lograrán progresar hacia el sur y alcanzar Bamako.

La fulgurante progresión del MNLA y de los grupos islamistas ha sido facilitada por el golpe de Estado militar que derrocó el 22 de marzo al presidente Amadou Toumani Touré con el pretexto de que su régimen era "incompetente" para contrarrestar estos movimientos en el norte.

La junta está totalmente aislada y sometida desde el lunes a un embargo diplomático, económico y financiero "total" decidido el lunes durante una cumbre de la Comunidad Económica de Estados de Africa del Oeste (CEDEAO) en Dakar.

El gobierno de Malí envió una delegación a Nigeria para que mantenga reuniones con las autoridades en Abuja, después que los países de la CEDEAO adoptaron un embargo para forzar la salida de los golpistas.

apr