Tokio.- El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, dijo que las expectativas inflacionarias en su país son estables pese a los cambios en los precios en los últimos años, y señaló que la Fed no ve necesidad de cambiar su compromiso actual respecto a los precios.

Por su parte, el gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, advirtió también del peligro de centrarse demasiado en las variaciones de precios a corto plazo a la hora de tomar decisiones en política monetaria, subrayando su resistencia a las presiones del sector político para establecer una meta rígida en materia inflacionaria.

Fed defiende meta inflacionaria

Bernanke, en un discurso durante una conferencia organizada por el Banco de Japón, rechazó las sugerencias respecto a que la Fed podría considerar modificar su meta inflacionaria.

"Va a ser una transición muy riesgosa si en cualquier forma reducimos nuestro compromiso de una inflación del 2.0% o cerca del 2.0 por ciento. No estamos seguros de cómo van a reaccionar las expectativas", dijo Bernanke en una sesión de preguntas y respuestas en una conferencia en Tokio.

"A pesar de las aceleraciones en la inflación hace algunos años y los declives en la inflación ahora, las expectativas inflacionarias en Estados Unidos se han mantenido notablemente estables", señaló.

Las declaraciones de Bernanke se produjeron en respuesta a una pregunta respecto a una propuesta del Fondo Monetario Internacional para que los bancos centrales consideraran elevar sus metas inflacionarias a un 4.0% para poder así enfrentar con mayor margen crisis deflacionarias en el futuro.

En su discurso, el jefe del banco central estadounidense repitió su defensa de la independencia de la Fed, diciendo que los bancos centrales pueden alcanzar de mejor forma un crecimiento económico estable y una inflación controlada cuando están libres de manipulación política.

Durante el encuentro, tanto Bernanke como Shirakawa reconocieron que la línea que divide la política monetaria de la fiscal se volvió algo borrosa cuando los bancos centrales adoptaron medidas poco convencionales durante la crisis económica. Shirakawa dijo que este tipo de medidas habían llevado a los bancos centrales a una "cuasi política fiscal" que puso en riesgo el dinero de los contribuyentes.

Insuficiente mantener los precios bajo control

El jefe del Banco de Japón dijo también que mantener los precios bajo control no era suficiente para asegurar la estabilidad económica, advirtiendo que una inflación lenta históricamente tendía a retrasar los endurecimientos de la política monetaria, generaba un exceso de confianza en la economía y creaba burbujas.

"La estabilidad en los precios es ciertamente un elemento importante para alcanzar un entorno financiero estable. Sin embargo, este no es el único factor", señaló Shirakawa.

Mientras que la Fed se encuentra temerosa sobre las propuestas de que sus decisiones de política monetaria sean auditadas por el Congreso, el Banco de Japón ha enfrentado reiterados pedidos del Gobierno para tomar más medidas contra la deflación.